Remedios contra las alergias primaverales

Comentar: (0)

Compartir:

Remedios contra las alergias primaverales

La primavera está al caer, y con ella las temidas alergias, que no son plato de buen gusto para nadie.

Tampoco para los niños, quienes también pueden padecerlas. Es cierto que, como os contábamos en este post, resulta excepcional que aparezcan en los menores de tres años. Pero a partir de esa edad ya se ven casos. Detectarlas no es sencillo porque pueden parecerse mucho a un resfriado: ojos enrojecidos y estornudos unidos a otros síntomas que pueden pasársenos por alto y que explicamos en este artículo. Por eso debe ser el médico quien diagnostique la alergia tras las pruebas oportunas. De confirmarse, podremos tratar el problema para evitar que derive en asma infantil.

Pero además del tratamiento que el especialista nos indique tenemos otras fórmulas para que la molesta alergia al polen deje de ser una pesadilla. Si estás embarazada o tienes hijos con alergia y quieres evitar el malestar que ocasiona, lo primero es poner en marcha estas prácticas:

  • Reduciendo la exposición a la sustancia contra la que el cuerpo reacciona podemos minimizar los síntomas. Por eso lo principal es evitar en lo posible pasar mucho tiempo en la calle en las horas donde hay más polen, que suelen ser las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde. Además, la alergia al polen suele empeorar en los días soleados y claros, y por el contrario mejora en los días lluviosos o nublados, por lo que podemos aprovechar estos últimos para estar más en la calle si lo necesitamos.
  • Usar mascarilla cuando haya una alta incidencia puede ayudarnos igualmente. La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) informa de los niveles ambientales de pólenes, y si la incidencia en tu zona es elevada la mascarilla puede echarte una mano.
  • Mantener las ventanas cerradas por la noche para que el polen no entre en casa y subir las del coche cuando viajamos también evitará que entremos en contacto con la sustancia que hace que el cuerpo reaccione.

Además de todo lo anterior, cuidar nuestra alimentación y la de nuestros hijos es muy importante ya que así podremos combatir con más herramientas los síntomas de la alergia. Por ejemplo, las naranjas y el resto de cítricos, con gran contenido de vitamina C, contribuyen a mejorar la respuesta inmunitaria del cuerpo. También las manzanas, con su piel, deben estar presentes en nuestra alimentación porque la quercetina, un flavonoide que se encuentra en ellas, ayuda a frenar los síntomas de alergia. Por último, es buena idea no olvidarnos del pescado especialmente en esta época, ya que los ácidos grasos omega 3 que contiene ejercen un efecto antiinflamatorio que puede ayudar a quienes padecen alergia a sentirse mejor.

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
4

Average: 4 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados