Remedios para los problemas de sueño del recién nacido » LetsFamily
embarazo

Remedios para los problemas de sueño del recién nacido

En este artículo hablamos de las molestias que afectan con más frecuencia al sueño del recién nacido, pero no debemos olvidar que durante los primeros meses de vida, los bebés no tienen hábitos de sueño como tales. Un bebé recién nacido puede dormir 16 o 18 horas diarias, pero sus ciclos de sueño son mucho más cortos que los de un adulto y es habitual que se despierte cada tres o cuatro horas para comer, también de noche.

Los cólicos del lactante

Los cólicos son contracciones dolorosas del abdomen. Suelen surgir alrededor de la segunda semana de vida del niño, y desaparecen alrededor del tercer mes. Los bebés que tienen cólicos lloran, están irritables, y, en el rato en el que los sufren, no pueden conciliar el sueño. Lo habitual es que los cólicos se manifiesten al atardecer, y pueden durar varias horas.

Solución: Desconfía de los remedios mágicos contra los cólicos. No desaparecen, pero el contacto piel con piel, los masajes específicos para aliviarlos, ofrecerle el pecho, sujetar al bebé en una posición vertical y aplicar calor en la tripita con una bolsa de semillas o incluso con tu propia mano son medidas que suelen tranquilizar al niño y ayudarle a llevarlos mejor.

Gases

¿Seguro que ha expulsado bien los gases después de mamar? A veces, es necesario insistir pasado un ratito. Los bebés también pueden tragar aire al llorar. Los gases son muy molestos y con frecuencia impiden al bebé conciliar bien el sueño.

Solución: Coloca al bebé sobre tu pecho, en posición vertical, con la cabeza a la altura de tu hombro, y frota su espalda o dale unas suaves palmaditas. Otras posturas que funcionan son tumbar al bebé boca abajo sobre las piernas, o sentarlo sobre ellas y sujetar su tórax con una mano, de manera que se quede un poco inclinado hacia delante, mientras le frotas la espalda con la mano libre. También va bien tumbar al niño boca arriba y subir sus rodillas suavemente hacia el pecho, o hacer “la bicicleta” con sus piernecitas, y los masajes circulares en la tripita en el sentido de las agujas del reloj.

Los mocos

Si tu bebé está acatarrado, los mocos pueden dificultar su respiración y hacer que le cueste dormir.

Solución: Prueba a limpiar su nariz con suero fisiológico o con un aspirador nasal antes de la toma y antes de dormir. Los humidificadores (o, si no tienes uno, poner un cacharrito con agua sobre el radiador), también le ayudan a respirar mejor.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: