¿Se puede enseñar a dormir a un recién nacido? » LetsFamily
embarazo
entrenar dormir bebe

¿Se puede enseñar a dormir a un recién nacido?

Toda pareja que espera un bebé ha escuchado el mismo consejo: “dormid mucho ahora, pues pronto ya no lo haréis más”. Pero no hay recomendación alguna que nos prepare para la dura realidad de la falta de sueño. Las noches interrumpidas constantemente son, sin dudas, de los retos más difíciles a la hora de criar un bebé. Muchos padres se preguntan, entonces, ¿cómo podemos entrenarlo para dormir?

¿Cuánto necesita dormir un recién nacido?

Un bebé recién nacido no necesita “aprender” a dormir, puesto que ya desde el útero viene durmiendo, ¡20 horas o más al día! Los bebés recién nacidos duermen un promedio de 18 horas, pero claro, no seguidas y sin seguir ningún horario. Esto es lo que nos desespera a los padres. Se estima que alrededor de los 4 meses los pequeños comienzan a ordenar un poco sus horarios de sueño y vigilia para acomodarse a los patrones de oscuridad y luz.

¿Qué significa “entrenar”?

Cuando los bebés sean niños pequeños pensaremos en enseñarles a dejar los pañales y hacer pipí en el orinal. Pero jamás se nos ocurriría que es necesario “entrenarlos” para que aprendan a orinar en sí, ¿verdad? Esto es porque la excreción es una función biológica, no algo que necesita ser aprendido ni enseñado. Lo mismo ocurre con el sueño. Los recién nacidos funcionan por puro instinto, y no hay manera de que “aprendan” a quedarse dormidos solos para dejar descansar a los agotados padres.

Los recién nacidos siempre tienen hambre

Un bebé en el útero recibe alimento a través del cordón umbilical las 24 horas. Al nacer, comienzan a descubrir lo que es el hambre. Y eso molesta. Y duele. Su estómago es tan pequeñito, que aunque su madre lo alimente a demanda, en pocos minutos vuelve a vaciarse. Por eso, no es algo deseable que un bebé recién nacido pase más de tres o cuatro horas durmiendo sin despertar. Dependiendo del peso con el que haya nacido, su pediatra te indicará incluso que le despiertes con cierta frecuencia para alimentarlo.

El rol de los padres

Debemos resignarnos a que es imposible que un bebé duerma durante toda la noche hasta que no tenga al menos algunos meses. En este momento, nuestra función no es entrenarlos, sino respetar su necesidad biológica y acompañarlos en sus despertares, acunándolos con amor y ayudándolos a que duerman las horas que necesitan en perfecta calma. Lo que sí podemos hacer es ir habituándolos al ritmo de la casa: abrir las ventanas y permitir que haya sonido ambiental durante el día, y procurar que por la noche haya oscuridad y calma, para ayudarlos a progresivamente ir adaptándose a que hay momentos ideales para dormir, y otros para estar despiertos.