Viajar en coche con bebés de forma segura » LetsFamily
embarazo

Viajar en coche con bebés de forma segura

Datos más dramáticos pone sobre la mesa la compañía de seguros Mapfre, que eleva al 40% el número de niños que pierden la vida por no contar con los medios de seguridad adecuados. Los expertos en esta materia señalan que los asientos específicos para pequeños y los sistemas de retención son vitales, ya que pueden impedir que se produzca en torno al 80% de los daños personales que tienen lugar sobre el asfalto.

Los niños, atrás

 

La primera norma básica de seguridad para viajar en coche con niños pequeños es que nunca se sitúen en el asiento delantero. Ni siquiera para recorrer distancias cortas. Cuando se trata de menores de 12 años que no midan más de 1,35 metros de altura, la ley dictamina que es obligatorio que vayan sentados en unas sillas especiales que cuenten con la homologación pertinente y que se adapten perfectamente a su peso y estatura.

 

Sistemas de retención

 

Estos asientos diseñados para asegurar el bienestar del bebé en los viajes en coche deben colocarse correctamente para que resulten eficaces. Según las directrices dadas por la DGT, los dispositivos de retención para niños y los asientos infantiles tienen que colocarse en los asientos traseros centrales. En este sentido, los expertos recomiendan que se sitúen en el sentido opuesto a la marcha.

Y es que, tal y como especifica la Organización de Consumidores y Usurarios (OCU) en su web, los dispositivos de seguridad que permiten esta opción (aquellas diseñadas para pequeños de hasta un año y medio de edad) ofrecen una mayor protección si se produce una colisión frontal. Asimismo, es necesario verificar que el vehículo admite los mecanismos de anclaje Isofix, que fijan la silla infantil a los asientos mediante tres anclajes.

 

 

Evitar el calor

 

Para que el niño vaya lo más protegido posible, no hay que atender sólo a los sistemas de retención y las sillas. También es importante que en el interior del vehículo haya una temperatura adecuada. Un exceso de calor podría provocar que el bebé se deshidratase. Para evitarlo, lo idóneo es estar a unos 20 grados.