Visión de un bebé | Cuándo empieza a ver un bebé » LetsFamily
como es la vision de un bebe

¿Cómo es la visión de un bebé?

 

Artículo escrito por: Silvia Naranjo, Optometrista en Clínica Arvila Magna

 

¿Te has preguntado alguna vez cómo es la visión de un bebé? Al nacer los bebés tienen unos ojos muy abiertos, parece que quieran captar el nuevo mundo al que acaban de llegar, esa es nuestra sensación, pero la realidad es que el bebé al nacer casi no ve nada

No nacemos viendo, sino con una gran capacidad de aprender a ver, y la madurez visual va relacionada con la madurez motora y neuronal del niño. Vamos a analizar cuánto ven los recién nacidos, y cuál es la evolución de su capacidad visual durante los primeros meses de vida.

 

Cómo es la visión de un bebé recién nacido

Tras esos primeros instantes de vida con los ojos tremendamente abiertos, los bebés recién nacidos mantienen los ojos cerrados la mayor parte del tiempo, eso es lo normal y no tiene que ver con un problema visual, sino con el hecho de que el bebé recién nacido tiene una retina inmadura y eso hace que su visión sea muy limitada.

El recién nacido, al tener una retina inmadura, no capta los detalles de los objetos pero si detecta cambios de luz, reflejos, y sobre todo capta la atención en los contrastes de oscuridad a luz.

Estos cambios de contraste provocarán en el bebé un reflejo de orientación, donde girará la cabeza hacia la luz. En este momento, también hay un cambio de diámetro pupilar, al haber más luz sus pupilas se harán más pequeñas. Los bebes tienen una visión cercana de unos 20 a 30 cm y, al no estar desarrollada la parte de la retina encargada de ver el color, los bebés ven en blanco, negro y escala de grises.

El rostro de la madre es uno de los primeros estímulos visuales que será capaz de interpretar y lo asociará a sensaciones placenteras como la voz, el contacto, el olor, el hambre…

Es a partir de las dos semanas de vida que presta atención a determinados objetos que tengan una iluminación o contraste con el fondo, fijará su atención en las caras de las personas que le rodean. En general, las caras proporcionan mucha información a los bebés desde su punto de vista periférico: les llama la atención el contraste entre el color ojos-piel, pelo-cara… La cara no sólo tiene características de luz y contraste que le gustan al bebé, sino que además se mueve y emite sonidos. Mantiene la mirada fija sobre las caras y espera la misma respuesta, creando así un vínculo que va creciendo con  los días.

En esta edad, el bebé no tiene control de movimiento sobre sus ojos, por lo que a veces observaremos que uno de los ojos, y no siempre el mismo, parece que está desviado. En esta edad, esta situación es normal, no hay que preocuparse, a no ser que esté girado de una forma constante. Hasta los tres meses de vida el bebé está en una etapa monocular, es decir, no ve con los dos ojos a la vez.

 

Visión de un bebé a partir del primer mes

Visión de un bebé hacia el final del primer mes de vida: el bebé empieza a mostrar interés por el entorno dónde está, con una mirada de unos 20-30 cm y en tiempos cortos.

Visión de un bebé hacia los 2 meses de vida (8-10 semanas): el bebé ya puede seguir un objeto en movimiento lento, a una distancia de 30-60 centímetros y en campo de visón más amplio, sobre los 180º. Ahora es capaz de captar más detalles de los objetos, sobre todo del contorno, y empieza a fortalecer el cuello.

A partir de las 10 semanas: hay un gran cambio en cómo ve y se mueve el bebé: descubre sus manos.  Esto  ocurre cuando ve más detalles y de un tamaño más pequeño. Ya puede enfocar a cualquier distancia de una forma más rápida y precisa.

También  puede abrir y cerrar las manos, moverlas hacia un objeto y golpearlo, éste es el momento que se inicia la coordinación ojo-mano. En este periodo el bebé está mucho rato mirándose las manos.

Visión de un bebé entre los 3 y los 4 meses: el aumento de control muscular del ojo le permite al bebé seguir objetos, y el incremento en la agudeza visual le permite discriminar los objetos a partir de fondos con un mínimo contraste (como un botón en una blusa del mismo color, un pendiente que brilla…).

Visión de un bebé entre los 4 y 6 meses: la visión del color se desarrolla, el color rojo es uno de los que capta en primer lugar. Reconoce objetos y los busca con la mirada, es capaz de ver a más distancia.

A partir de los siete meses: puede mirar fijamente objetos pequeños y empieza a tener una percepción de la profundidad o también llamada visión en 3D. Puede ver todos los colores y poco a poco será capaz de seguir objetos que se mueven a mayor velocidad. Empieza la etapa binocular, es decir usa los dos ojos a la vez. Hace ensayos (prueba-error) para determinar cálculos de distancias y de movimientos oculares. El gateo mejora la visión binocular, la audición biaural, los laberintos, los nervios oculomotores,  el reflejo postural y el control de los músculos del cuello y del tronco.

En definitiva, a través de la mirada se establece el principal intercambio entre el bebé y su entorno, empezando por los padres, pero la visión en un bebé recién nacido es el sentido menos desarrollado.

El bebé necesita una adaptación, un aprendizaje y una cosa muy importante  que es la oportunidad.

No nacemos “viendo” sino con la capacidad de “aprender a ver”

 

Silvia Naranjo, de Clínica Arvila Magna, Barcelona – Optometrista – Col. 11618