Bebés

En verano se multiplican los desplazamientos en avión y puede que a nuestro bebé le toque la experiencia de volar por primera vez. Los peques pueden viajar prácticamente desde que nacen, pero merece la pena tener en cuenta ciertas cosas a la hora de programar nuestro viaje.
Lo mejor para protegerse del calor son las técnicas naturales: mantener las persianas bajadas, refrescarse con baños en la playa o la piscina... pero si no nos queda más remedio que recurrir al aire acondicionado, lo más importante es no exponer al bebé a la corriente directa.
Más o menos en los mismos momentos de su desarrollo, los bebés atraviesan por períodos de mayor demanda de leche. Se debe a que están creciendo aceleradamente y sus necesidades cambian de la noche a la mañana. ¿Cómo alimentarlos en estas situaciones?
La salida de los primeros dientes puede ser un momento difícil para algunos bebés. Babean, están inquietos, lloran, muerden... y muchas veces no sabemos qué hacer para calmarles. Por suerte, hay muchos remedios caseros para esta molestia tan común.
Cuando debes viajar con un bebé, lo más cómodo suele ser moverse en automóvil. Pero, claro, no todos contamos con vehículo propio. Y aún así, hay ocasiones en las que requieres del transporte público para determinados desplazamientos. Aquí te damos algunas recomendaciones para que tu pequeño viaje cómodo y seguro.
Permitir cookies