Ante la falta de maña, un poco de ingenio

Category blogs: 

Ante la falta de maña, un poco de ingenio

Comentar: (0)

Compartir:

Vuelta al cole

El día que tenga tiempo libre (¡ay que me da la risa floja!) haré un curso para aprender a coser. Me encantaría hacer mis propias cortinas o sorprender a Irene con un vestido para la Nancy hecho por mí. Pero mis manitas no dan para más que para coser un botón, arreglar un bajó o zurcir semanalmente el baby del colegio.

Es lo que hay. Así que me toca compensar mis lagunas en maña con un poco de ingenio. Hoy os cuento una de las cosas que se me ocurrió el año pasado.

Si tienes hijos en la etapa de infantil, es probable que en colegio te pidan que tanto la chaqueta como el baby vayan siempre con una cinta cosida en la zona del cuello donde solemos marcar la ropa, para que puedan colgar las prendas con comodidad en las perchas que los peques suelen tener en clase.

El problema es que por muy bien que intentes coserlas, la vida media de estas cintas (por lo menos en el caso de mis hijos) es de 5 días. Y nos pasamos los fines de semana volviendo a coserlas.

Bueno, yo me pasaba; ya no coso ni una más. Desde el año pasado lo que hago es coger un trozo de goma (de las que se utilizan para arreglar las cinturas de los pantalones) del mismo tamaño que la cinta y hago un nudo aprovechando el hueco que deja la etiqueta de la prenda en cuestión. De este modo los peques pueden colgar su chaqueta sin problemas y la goma no puede descoserse. Como mucho se deshace el nudo; pero es tan sencillo como volver a hacerlo.

Y dedicado a las mamás embarazadas, otro truco para los primeros meses en los que tu tripa ya no es la que era, pero en los que la ropa de embarazada todavía queda excesivamente grande. Engancha del ojal del pantalón una gomita del pelo pequeña y en lugar de abrocharte el pantalón con el botón como solías hacer habitualmente, engánchalo con el coletero. De este modo lograrás ensanchar la cintura de tus pantalones, sin deformarlos. Yo he recurrido a ello en los tres embarazos. Pensaba que era algo conocido, pero hace unos días hablando con una mamá, su cara de sorpresa y alegría me hizo pensar que no lo era tanto.

El jueves pasado prometí ‘dos trucos elásticos’ y aquí están. Tengo muchos más. No te pierdas los próximos posts.

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

(0)

Valóralo

Votar estrellas: 
0

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Artículos relacionados

Permitir cookies