Cuando el postparto no es tan ideal

Category blogs: 

Cuando el postparto no es tan ideal

Comentar: (1)

Compartir:

Me encanta retomar este asunto siempre que algún libro nuevo o algún experto lo aborda, porque creo que el postparto sigue siendo un tema tabú.

A estas alturas de la vida, la subida de la leche, gestionar las visitas o las almorranas, todavía son un mundo para muchas mujeres, que se sienten desbordadas ante situaciones que no habían previsto.

Lo peor de todo es que el postparto se ha terminado convirtiendo en un gran desconocido del que las madres no hablan. Ésta es la tesis de la pediatra Lucía Galán, que acaba de publicar el libro 'Lo Mejor de Nuestras Vidas' (Editorial Planeta), en el que narra las emociones que padres e hijos recorren juntos desde el momento del paritorio hasta la adolescencia.

Dice la escritora que la mayoría de madres primerizas leen y escuchan multitud de información, opiniones y consejos sobre cada fase del embarazo y se preparan para la "intensa" experiencia física y emocional que supone el parto, pero pocas son advertidas de lo duro que puede resultar el postparto. No podía estar más de acuerdo.

Yo he tenido partos y postpartos muy buenos pero es cierto que en un momento así, siempre hay cosas que te pillan por sorpresa, sobre todo la primera vez. En mi caso entre lo que más me impresionó recuerdo los olores en el quirófano y la sensación de vacío cuando te sacan la placenta. Agotada y dolorida, por fin tienes al bebé encima de ti. Por fin puedes besarlo y abrazarlo. Piensas que ya ha terminado todo, pero no; el ginecólogo "sigue sacando tripas" en medio de olores muy intensos. Llevaba meses soñando con ese momento en el que la matrona me entregaba a mi bebé, pero ni había pensado en cómo serían el resto de detalles que completarían la escena.

A partir de ahí, se supone que tienes que ser la mujer más feliz del universo. Cualquier sentimiento que se aleje un ápice de esta imagen idílica no está permitido.

Sin embargo, cualquier mujer que ha pasado por este trance sabe que es absolutamente normal estar agotada, sentirte triste, rara y culpable. Dependiendo del carácter y del entorno, los recién estrenados padres tendrán la tranquilidad y la seguridad para poder compartir todo ese batiburrillo interior, o todo lo contrario.

De todo esto y mucho más habla Lucía Galán en un libro que puede resultar de ayuda para afrontar con la mejor actitud uno de los momentos más importantes de tu vida.

 

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

(1)

Valóralo

Votar estrellas: 
5

Average: 5 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Comentarios

Pues sí: en los cursos de maternidad te dicen cómo debes curarte, y eso varía de un hospital a otro, pero no te dicen cómo de impresionante es. Yo me quedé petrificada cuando por fin pude ir al aseo, primero fue chorreando literalemente desde la cama al water y ahí seguí desaguando dos minutos más antes de hacer pis, que era lo que yo quería, y al terminar vi mi cadera desnuda en el espejo y ya no había un valle entre mis nalgas de tanta inflamación. Pero además 14 meses después sigo siendo muy sensible, el sexo duele y, ni Kegel ni sentadillas ni nada, si estornudo me meo, pero el ginecólogo lo ve todo normal. Nadie te cuenta ese tipo de cosas.

Artículos relacionados

Permitir cookies