La magia de las maestras

Category blogs: 

La magia de las maestras

Comentar: (1)

Compartir:

PLEASE SET ALT

Querido Ratón Pérez,
Soy la mamá de Irene. Te escribo para avisarte de que a Irene se le mueven dos dientes, pero no queremos que pases por casa a dejar el regalito. Hemos pensado que si no te importa, preferimos que lo dejes en Castellón en casa de la abuela. Por favor échanos una firmita para ver que te ha llegado el mensaje.
Un abrazo. ‘La mamá de Irene’

Esta carta ha estado debajo de la almohada de Irene todo el verano, en los distintos lugares en los que hemos estado. A principios de julio se le empezó a mover el primer diente y le entró un ataque de pánico: auténtico pavor al Ratón Pérez. ¿Por qué? Pues es un misterio. No hemos logrado averiguarlo. Creo que soy bastante decente contando cuentos, pero por lo visto, la historia del Ratón Pérez tengo que perfeccionarla.

El caso es que en medio de la llantina imparable no se me ocurrió otra solución que la de la carta, ante la mirada perpleja y al borde de la carcajada de mi marido, que terminó haciéndome la ola al ver que la peque se calmaba rápidamente.

Al día siguiente Irene vino satisfecha nada más despertarse a enseñarnos la firma del ratón y…, tema medio resuelto. La llantina volvió a repetirse a principios de este mes, cuando el diente se le cayó, pero la abuela de Castellón siguió el juego como sólo saben hacerlo las abuelas. Al día siguiente llamó para decir que el regalito estaba allí. Lo mandó por correo. Uff cuanto lío. Y ahí quedó la cosa.

El curso ha empezado. A la maestra de mi hija solo la conozco por lo que ella me va contando cada día. Otras mamás me han dicho que es cariñosa y muy creativa. A mí, de momento me tiene intrigadísima porque Irene ha pasado de no querer escuchar, ni nombrar la palabra ratón (su pobre hermano tiene que leer Geronimo Stilton casi a escondidas), a contarme las aventuras y desventuras del Ratón Pérez que tienen en clase colgado de una cuerda. Trauma superado.

¿Cómo lo ha hecho Melody (así se llama la maestra) sin necesidad de carta, ni de abuela? Lo investigaré.

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

(1)

Valóralo

Votar estrellas: 
0

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Artículos relacionados