#normalizebreastfeeding

Category blogs: 

#normalizebreastfeeding

Comentar: (1)

Compartir:

Vuelve a saltar a la palestra la polémica sobre la lactancia en los lugares públicos a raíz de la decisión en determinados establecimientos de prohibir que las mujeres den de mamar.

Asociaciones pro lactancia, con el apoyo de un grupo de famosas como Sarah Wright Olsen, Pink o Alanis Morrissette, están llevando a cabo una campaña en redes sociales que puede seguirse con el hastag #normalizebreastfeeding y que está generando mucho debate.

 

No soy una activista del tema, pero siempre he estado muy concienciada y he tenido claro que la lactancia materna era lo mejor que podía ofrecer a mis hijos durante la primera etapa de su vida. He dado pecho a mis tres hijos todo el tiempo que he podido y he intentado hacerlo normalizando la situación al máximo aunque, como soy una persona pudorosa, no me he sentido cómoda dando de mamar rodeada de mucha gente o sin cubrirme. 

 

A menudo he coincidido con mujeres que no tienen estos reparos y la estampa llama la atención. Y aunque creo que esto jamás debería justificar que a una mujer se la invite a irse de un establecimiento por el hecho de estar dando de mamar, lo que está claro es que la mujer que no quiera estar expuesta a miradas debe ser discreta, porque la escena invita a mirar.

 

Invita a mirar por muchos motivos: por la ternura, por el erotismo y también por la belleza. 

 

Yo misma no puedo evitar mirar cuando veo a una madre dando de mamar a un bebé, pero os puedo asegurar que jamás lo haría para juzgar a la mujer o la pertinencia de que dé el pecho a un niño de dos años.

 

La normalización no debería estar reñida con el pudor. Es más, creo firmemente que cuando las cosas se hacen con discreción es cuando se puede hablar de normalización. Por supuesto, la discreción debe estar tanto en la persona con el bebé en brazos, como en en el entorno.

 

Y respecto a los juicios. Qué queréis que os diga. Son una pesadez, pero lo primero que tenemos que hacer los padres, antes incluso de que nazcan nuestros retoños, es lograr que no nos afecten las opiniones sobre lo que hacemos o dejamos de hacer. Desde el instante en el que os pongan a vuestros hijos en los brazos, amigos y familiares se permitirán el lujo de hacer valoraciones sobre todo tipo de cuestiones, algunos con la mejor intención y otros con la peor, no nos vamos a engañar. Y ante estas molestas situaciones no queda otra que buscar lo que pensamos que es mejor para nuestros hijos y hacer espaldas anchas con los juicios de valor. 

@amparolatre

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

(1)

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Comentarios

Hay que poder dar de mamar en todos los lugares, pero en mi experiencia propia lo que no hago nunca es sacarme toda la teta fuera y que sea escandaloso, pero por pudor mío. Yo no me tapo ni me escondo, pero doy de mamar de manera discreta y espero no encontrarme a nadie que me diga nada, porque no me callaría, por suerte nunca me encontré en esta situación y ya són 19 meses de lactancia

Artículos relacionados

Permitir cookies