Un, dos, tres... responda otra vez

Category blogs: 

Un, dos, tres... responda otra vez

Comentar: (0)

Compartir:

Recién nacido

Una amiga prepara un programa de radio para Nochebuena y quiere que le explique en treinta segundos (sí, sí, los periodistas de radio somos así de osados) cómo estoy viviendo la experiencia de ser madre por tercera vez.

La verdad es que una va al día, a resolver las pequeñas y grandes urgencias de cada jornada, sin pararse a filosofar sobre ello, pero está bien que las amigas nos ayuden a parar de vez en cuando lanzando este tipo de preguntas y poniendo como condición que no me extienda más de treinta segundos. Qué graciosa mi amiga.

Después de pasar un buen rato contemplando a Sara me doy cuenta de que, desde que ha nacido, he bajado el tono de voz, paso más momentos del día intentando hablar con dulzura y cada vez que la cojo, cualquier movimiento que hago va ralentizado. Puede parecer una tontería, pero creo que ésta es, en estos momentos, su gran aportación a nuestra familia y a mí en particular. Descubro con cierta pena, que estaba un tanto desentrenada en delicadeza. Parece que lo que se nos pide es aprender a funcionar con el turbo puesto permanente, pero claro esto tiene unos riesgos.

Un recién nacido requiere un cuidado y un mimo extremo. No es necesario tratar a todo el mundo así, pero estaría genial ¿no? “¿A quién le amarga un dulce?”, que decía mi abuela.
Yo no me echo a temblar si alguien me da una voz en el trabajo o me habla con frialdad, pero no es algo que me guste. A mí lo que me gusta es que me traten con exquisitez, sinceramente, que me digan cosas bonitas, que me sonrían…

La Navidad nos invita a todos a poner a los niños en el centro de nuestra vida. Cualquier persona que tenga un hijo sabe lo vulnerables que son. Cualquier padre se da cuenta de que aunque en ocasiones hablen como adultos, necesitan que se les trate como lo que son. Para crecer sanos necesitan el respeto y el cariño con el que los adultos a veces, dejamos de comportarnos. Pero nunca es tarde para desaprender lo que no nos guste y reaprender aquello que pueda ser más constructivo.

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

(0)

Valóralo

Votar estrellas: 
0

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Artículos relacionados