A veces es difícil “ser”

Category blogs: 

A veces es difícil “ser”

Comentar: (2)

Compartir:

Abrazo

Tengo la intuición de que Irene está en uno de esos momentos en los que nos necesita de manera especial.

Pide afecto continuamente (y qué bien que sepa pedirlo claramente) y está muy pendiente de que yo esté bien. Ayer sin ir más lejos me dio un masaje para que no me duela la espalda y siempre que puede intenta que no lleve peso.

Pero es capaz de eso y de todo lo contrario; todo seguido.

Y este batiburrillo de comportamientos y sentimientos le hace sentir mal y continuamente me pide que le ayude a relajarse. Esa es una de las cosas más complicadas a las que me enfrento estos días. Si no les transmitimos tranquilidad y seguridad nosotros, sus padres ¿quién lo hará? Y no solo eso. Si no encuentran en casa el clima necesario para sentirse en paz, en unos años, irán a buscar fuera lo que no encuentren en la familia.

Y en ello andamos estos meses en los que tenemos más tiempo para hablar sin prisas. Le digo que crecer no siempre es fácil; que hacerse mayor siendo cada vez más responsable y dejando que salga lo mejor que cada uno llevamos dentro y no lo peor… requiere mucho esfuerzo y entrenamiento, pero que es la mejor manera sentirse bien.

E Irene entonces pregunta: “¿Para qué sirve el amor?”

Y yo respondo: “Para crecer, para ser feliz, para sentirse bien y para tener ganas de hacer cosas buenas que ayuden a los demas”.

Y ella vuelve a la carga: “¿Cómo son las distintas clases de amor?”

Estas conversaciones suelen acabar con un abrazo. Es la señal que indica que le he llegado a lo más profundo. Misión cumplida.

Como dice Pedro Guerra en la canción “Daniela”, “A veces es difícil ser y lo que hay no siempre es lo que es; y lo que es, no siempre es lo que ves”.

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

(2)

Valóralo

Votar estrellas: 
0

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Artículos relacionados

Permitir cookies