¿Para que sirve la sangre del cordón umbilical? » LetsFamily
embarazo
Sangre cordón umbilical

¿Para que sirve la sangre del cordón umbilical?

Casi todos los que van a ser padres han oído hablar de la posibilidad de guardar las células del cordón umbilical de su bebé. Pero, ¿qué es el cordón umbilical y para qué sirve?

Como su nombre indica, es el cordón que une a la madre con su hijo. A través de él, el bebé recibe todos los nutrientes necesarios para su desarrollo y el oxígeno para mantener su sangre en condiciones adecuadas. Es el nexo de unión entre la madre y el hijo durante toda la gestación, hasta que el bebé está formado y puede empezar a vivir fuera de su madre. Una vez que nace el bebé, se corta el cordón umbilical y en el abdomen queda una cicatriz, que es lo que conocemos como ombligo.

El cordón umbilical tiene en su interior un tipo de células que pueden resultar de gran utilidad para resolver problemas futuros. Esas células son las progenitoras hematopoyéticas, es decir, las que pueden hacer la misma función que las células de la sangre. Por eso, tienen un gran potencial a la hora de poder tratar algunas enfermedades hematológicas.

De hecho, las células madre o progenitoras hematopoyéticas se pueden utilizar para:

Trasplante alogénico o de donante. Por ahora, son más de 70 patologías de la sangre y genéticas las que se pueden tratar con estas células procedentes de un donante. En las enfermedades que más se utilizan son:

  • Leucemia crónica y aguda.
  • Tumores sólidos de alto riesgo.
  • Linfoma de Hodgkin y no Hodgkin.
  • Síndrome mielodisplásico.
  • Anemia de Fanconi o anemia aplásica grave.
  • Enfermedad granulomatosa crónica, deficiencia de adhesión leucocitaria o síndrome de Wiskott-Aldrich.
  • Enfermedad de Krabbe, síndrome de Hurler, leucodistrofia metacromática y síndrome de Sanfilippo.

Trasplante autólogo. Se trata de un trasplante de tus propias células para tratar una enfermedad.

Si el trasplante de células madre del cordón umbilical es alogénico, es decir de donante, éstos suelen ser familiares directos, ya que la compatibilidad entre hermanos es del 25%.

Hay que tener en cuenta un dato importante, si un niño tiene una enfermedad genética, por ahora no se pueden utilizar sus propias células en su tratamiento, puesto que las células de su cordón umbilical puede que no estén sanas o que propicien el desarrollo de esa enfermedad. En estos casos, habría que hacer un trasplante alogénico, procedente de un hermano, que es el que tiene más posibilidad de ser compatible.

Por ahora, el trasplante de tus propias células sirve para la aplasia medular adquirida, los tumores sólidos de alto riesgo y linfomas no Hodgkin en segunda remisión, según establece la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH).

¿Cómo es el proceso para extraer y almacenar la sangre de cordón umbilical?

Como hemos comentado, la sangre de cordón umbilical contiene una gran cantidad de células progenitoras hematopoyéticas (también denominadas madre) que son capaces de hacer las funciones de las células de la sangre. Cuando hay una enfermedad de la sangre, una opción de tratamiento es trasplantar estas células para que hagan la función de las enfermas. Por eso, conservar las células del cordón umbilical se ha convertido en una alternativa para tener disponibles dichas células para el trasplante.

El proceso es el siguiente:

  • Extracción. Lo primero que hay que hacer es recoger el cordón umbilical en el parto antes de que la madre expulse la placenta. Para llevar a cabo este proceso se dispone de unos kits específicos para recoger las células, conservarlas y transportarlas hasta un banco.
  • Traslado. Se llevan las células a una Unidad de Sangre de Cordón Umbilical (SCU) en un kit refrigerado en el que se vigila la temperatura que tiene, para garantizar las condiciones óptimas de conservación de las células. Desde que se extraen las células hasta que se llevan a la citada unidad no deben pasar más de 48 horas.
  • Análisis de la sangre del cordón umbilical. Las células que llegan a la unidad se procesan y se analizan para garantizar su estado.
  • Separar las células madre del cordón umbilical. Una vez que se ha asegurado la viabilidad de la sangre del cordón umbilical, se separan las células madre y se conservan congelándolas en un banco de sangre de cordón umbilical, en un proceso de criopreservación con nitrógeno líquido a una temperatura de -196º.

Para que se puedan utilizar estas células, es necesario seguir correctamente todo el proceso de extracción y conservación. Es la única forma de garantizar que dichas células son aptas para el trasplante y cumplen todas las normas de calidad.

Por ello este proceso lo debe llevar a cabo una empresa con la suficiente solvencia y que garantice las condiciones óptimas de seguridad sanitaria como Sanitas, que ofrece la posibilidad de contratar el cordón umbilical teniendo o no un seguro de salud. Además cumple con todos los protocolos establecidos, cuenta con las certificaciones de seguridad y garantiza la extracción, el transporte, el análisis y la conservación de las muestras que contienen la sangre de cordón umbilical, dando cobertura en una amplia red de hospitales.

 

Matrona Leticia del Valle