Blog de Amparo

A la playa de cabeza

Este año, además mi benjamina ha coincidido en casa de los abuelos con sus primas pequeñas, durante casi todo el mes de julio y... cómo deciros. Estas semanas de convivencia han sido fantásticas.

Gateando que es gerundio

Él ya tiene trece años pero cuando echo la vista atrás y pienso en los momentos más divertidos de sus primeros años de vida, sin duda una de las estampas que me vienen a la mente son sus carreras en la playa.

El lado oscuro de Internet

Una madre y su hija se hacen una foto juntas

Con el tema de las fotografías y los niños, tampoco me gusta ser radical. Por supuesto no me gusta sobreexponerlos, pero sí comparto de vez en cuando imágenes, tomando las cautelas que pienso que debo tomar. Y no me importa que en el colegio o gente cercana les haga fotografías.

 

Momentos incómodos

rabieta de niños: dos padres miran a una niña tirada en el suelo en plena rabieta

Además, estas escenitas no suelen suceder en casa, sino en la sala de espera del médico o en medio de un supermercado.

Libros para el verano

Y como las pasiones muchas veces se contagian, es en esta época del año, cuando en casa dedicamos más tiempo a perdernos en una librería y a escoger con más mimo algún libro para cada uno de nuestros hijos.

Bañadores

Lo que me falta de un sitio me sobra de otro. No es que yo que tenga un cuerpo complicado. Así que, no descarto que sea mi mente la que tiene un problema. El caso es que cuando me meto en el probador, la misión resulta imposible.

Gracias, Carles

Su manera de enfocar la educación de sus hijos, su positividad y su optimismo siempre me calaron. Eso unido a ese sentido del humor y a esa capacidad comunicativa con la que era capaz de narrar las situaciones más cotidianas.

El colecho y la ciencia

Sé que es un tema muy controvertido y con el que los padres se sienten muy presionados, porque se asocia a cuestiones vitales en la educación de los niños como el descanso o el vínculo que establece con los padres. 

Fiestas familiares

En casa no nos complicamos mucho la vida con este tipo de fiestas. Una buena paella acompañada de buen vino; no nos hace falta mucho más.

Cuando somos tanta gente, además, los niños siempre tienen quien les atienda, así que es más fácil llegar a todo.

Te mereces esto y más

Inevitablemente hay menos tiempo y dinero para los superfluo y atender a esa personita que crece tan rápidamente se convierte en la principal preocupación y ocupación de los padres.