Bonding - el vínculo con tu hijo | LetsFamily
embarazo
Bonding: el vínculo con tu hijo
Bebé

Bonding – el vínculo con tu hijo

Con este término bonding, nos referimos al primer lazo de afecto que surge hacia tu bebé. Muchos expertos destacan la importancia de respetar una “hora sagrada” en la que nada ni nadie interrumpa el contacto entre la mujer que acaba de dar a luz y su hijo recién nacido.

¿Es lo mismo bonding que apego?

La teoría del apego fue desarrollada por el psicoanalista inglés John Bowlby en los años 50, y su principal postulado sostiene que para desarrollarse saludablemente, todos los niños necesitan desarrollar un vínculo de seguridad y afecto con al menos un cuidador primario (que generalmente es su madre).

Aún cuando los términos bonding y apego a veces se utilicen indistintamente para referirse a esos profundos lazos de afecto que se desarrollan entre padres e hijos, el bonding se refiere más específicamente al lazo que la madre establece con el bebé recién nacido a los pocos momentos después de dar a luz. El apego es una construcción progresiva que lleva varios meses.

¿Cómo favorecer el bonding?

Incluso durante el embarazo es posible comenzar a establecer lazos de afecto por tu hijo no nacido: acariciar tu barriga, hablarle, cantarle, contarle qué cosas te gustaría hacer una vez que haya nacido… todo esto te ayudará a conectarte con tu bebé y favorecer el establecimiento de un vínculo emocional, así como también a fortalecer tu autoestima como madre y a estar más disponible para atender las necesidades de tu bebé.

La “hora sagrada”

Dentro de la corriente del parto respetado, se hace referencia con este término a los primeros momentos después del parto, en los que el bebé debería permanecer piel con piel junto con su madre a no ser que haya alguna razón médica que amerite separarlos. ¿Qué hay con pesarlo y medirlo? ¿Y el primer baño? Todo ello puede esperar.

Lo más importante en estos momentos únicos es mantener la continuidad de la unión entre la madre y el bebé, que hasta pocos instantes atrás compartían un mismo cuerpo.Aprovecha estas primeras horas para dar la bienvenida a tu hijo en un ambiente de tranquilidad. Disfruta de este momento y acaricia sus pequeños deditos, su naricita y su piel tan tierna.

Háblale con cariño, mientras está encima de ti y empieza a buscar tus pechos para que le des de mamar. Así escuchará la voz conocida, que ya escuchaba mientras estaba todavía dentro de ti. Este afecto y atención ayudan al recién nacido a sentirse más seguro en este mundo completamente nuevo.

¿Qué hay del padre?

También los papás pueden establecer un vínculo de afecto muy profundo con sus bebés, y juegan un rol fundamental cuando durante el parto surge alguna complicación que obliga a que el bebé sea separado momentáneamente de su madre. El papá puede (y debe) permanecer al lado del bebé todo el tiempo mientras los médicos atienden a la mujer que ha dado a luz. Es clave mantenerlo en brazos el mayor tiempo posible y volver a colocarlo al pecho de la madre en cuanto esté otra vez con él.