Comer pescado puede ser un placer | LetsFamily
embarazo
Actualidad

Comer pescado puede ser un placer

Los pescados tienen una cantidad similar de proteínas que la carne y el huevo, mayor en los mariscos y los pescados azules. Además las proteínas de estos alimentos son de alto valor biológico, es decir, aquellas que contienen todos los aminoácidos esenciales, sustancias que el organismo no puede fabricar y que necesita que se las aportemos por medio de los alimentos. Así que cuanto más pescado comamos en casa, mejor.

Las razones por las que a los niños no les suele gustar tienen que ver fundamentalmente con las espinas, el olor (puede resultar fuerte para algunos niños) y el aspecto. Detectados ‘los inconvenientes’ que los pequeños encuentran, solo queda por delante poner la creatividad sobre la mesa para que nuestros hijos descubran que comer pescado es un manjar.

Desde Letsfamily te proponemos lo siguientes consejos:

  • Ofrécele el pescado en filetes o en lomos, limpios de espinas, al menos hasta que sean más mayores y sepan lo que están comiendo. Aprovecha la variedad de pescado congelado sin espinas que hay en el mercado: halibut, merluza, lenguado, emperador, cola de rape… Otra opción es que pidas en la pescadería que te los preparen sin espinas.
  • Algunos pescados tienen un sabor excesivamente fuerte que desagrada el fino paladar y olfato de los niños. Prueba a macerarlos con limón, aceite y hierbas aromáticas o acompañarlos de salsas y diferentes guarniciones.
  • Cocínalo de formas distintas para que a los niños les parezca distinto y no se aburran. Hervido o a la plancha, su sabor y olor es más pronunciado. ¿Por qué no pruebas otros modos de cocinarlo? El salmón al papillote, por ejemplo, tiene un suave sabor que no tiene nada que ver con el sabor y olor que tiene cocinado a la plancha. El pescado al horno, empanado, rebozado pueden ser otras alternativas.
  • El éxito está asegurado si logras platos diferentes, divertidos y con color. Prueba a convertir un lomo de merluza rebozado en una cara, jugando con la mayonesa, el tomate frito y distintos tipos de lechuga (para el pelo).
  • Otro gran truco es mezclarlo con sus platos favoritos. La pasta puede darte mucho juego no solo con el atún, sino con la sepia, gambas o cualquier tipo de pescado desmigado. Y lo mismo sucede con las brochetas, croquetas, hamburguesas o empanadillas. No descartes incluir distintos tipos de pescado en estas recetas.

El pescado es fundamental en la dieta. Las proteínas son los nutrientes más necesarios para que los músculos y los órganos crezcan y se desarrollen y las procedentes del pescado son especialmente recomendables para los peques. Utilizando la imaginación te darás cuenta de que los platos más temidos, pueden convertirse en los más apetecibles.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: