Cómo celebrar San Valentín en el postparto | LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje

Cómo celebrar San Valentín en el postparto

Salir con un recién nacido es más difícil de lo que parece –y de separarte del bebé para dejarlo con una canguro, por ahora ni hablar. ¿Cómo puedes hacer para que esta fecha no pase desapercibida?

Pequeños gestos que valen mucho

Posiblemente no tengas el tiempo ni la energía como para salir a recorrer tiendas para comprar un obsequio a tu pareja. ¡No importa! Siempre se puede encargar algo bonito en una tienda online. Asimismo, hay otras cosas que puedes hacer para demostrarle que lo amas: escribirle una carta –mejor si es manuscrita-, preparar el desayuno y llevarlo a la cama para disfrutarlo mientras el bebé duerme a vuestro lado, dedicarle una canción de amor en la estación de radio que a él le gusta escuchar mientras sale a correr, etc.

¿En cuarentena? Otras formas de expresar el amor

Es posible que una de tus preocupaciones sea el sexo. Si estás atravesando el postparto por seguro tienes la vida íntima aún en suspenso, ya sea por indicación médica o bien porque aún no te apetece retomar los encuentros. Que la fecha no funciones como una presión para acelerar tus tiempos, el sexo volverá cuando sea el momento indicado. Mientras tanto, puedes de todas formas mimar a tu pareja de otras maneras: besos y caricias, un masaje, etc.

Por otra parte, si ambos sentís deseo pero aún no has recibido el alta, se pueden intentar diversas prácticas sexuales que no incluyan la penetración. Es importante respetar las indicaciones médicas para permitirle a tu cuerpo recuperarse por completo después del parto. Ya habrá tiempo para volver a hacer el amor.

Ideas para una salida en familia

Si el bebé ya tiene algunas semanas, está bien de salud, y si el tiempo lo permite, no hay ningún impedimento para que los tres salgáis a pasear al menos un rato. La salida de San Valentín no tiene por qué ser obligatoriamente un plan que dure toda la noche: un paseo por el parque, una merienda al aire libre o incluso salir a comer juntos, todo es posible. Por cierto, es más sencillo llevar con vosotros un bebé recién nacido, que probablemente se lo pase durmiendo, que un pequeño de un año que ya quiere caminar y tocar todo a su alrededor.

¿Ya tenéis pensado algún plan para este San Valentín tan atípico?

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: