Cómo evitar los estereotipos de género | LetsFamily
embarazo
Actualidad Papás y mamás Uncategorized

Cómo evitar los estereotipos de género

Permitidles expresar su individualidad

Para que los niños crezcan con libertad es importante que nosotros, los padres, toleremos que no siempre piensen igual que nosotros. Es fundamental que cualquier niño sienta que sus padres lo aman y lo aceptan tal cual es, y no tal como quisieran que fuese. Esto se refiere tanto a los gustos personales en música, vestimenta, sus amistades y las actividades que realizan fuera del cole. Acepta que tal vez tu pequeño prefiera coleccionar hojas secas que jugar al fútbol, o que tu pequeña prefiera que la inscribas en clase de judo en lugar de ballet.

Fomentad los opuestos de los estereotipos

Para no reforzar la visión acostumbrada de los niños y las niñas, lo mejor es estimular precisamente aquellas características de vuestros hijos que se salen del patrón tradicional. ¿A vuestra niña le gusta practicar rudo, trepar árboles o jugar con coches? ¡Magnífico! En cuanto a los niños, es importante fomentar que puedan expresar sus sentimientos, llorar cuando así lo sientan, y manifestar cariño y ternura.

Optad por juguetes neutros

Es lamentable que en el siglo 21 algunos fabricantes de juguetes sigan pintando las cocinas de rosa, o diferenciando entre muñecas de niña (que además promueven una imagen corporal distorsionada y poco saludable), y juguetes de niño (orientados, por ejemplo, a la construcción, a la aventura o, aún pero, a la violencia). Permitid que vuestros niños escojan con qué quieren jugar, y dentro de lo posible evita comprar juguetes que refuercen los estereotipos de género.

¿Qué hay de las tareas domésticas?

De poco sirve permitirle a un niño vestirse de princesa, o obsequiarle una camioneta de juguete a una niña, si en casa la encargada de las tareas es siempre la madre, mientras que el rol de papá se limita al de proveer. Para criar hijos libres de estereotipos lo principal es no reproducirlos ni encarnarlos nosotros mismos. Es crucial que los niños crezcan con padres que dividen las tareas domésticas a la par, y que solicitan ayuda tanto a los hijos como a las hijas por igual.