Cómo lucir una sonrisa perfecta | LetsFamily
embarazo
Actualidad

Cómo lucir una sonrisa perfecta

La salud bucal es algo que debemos tomarnos muy en serio. Si bien es cierto que al menos una vez al año hay que acudir a nuestro dentista para hacernos una revisión, a poca gente le gusta ir cuando el dolor de una caries no les deja comer. Por eso, el adecuado cuidado de la boca es fundamental para mantenerla saludable y evitar dolores molestos que tanto nos incomodan en esta zona.

Una bonita sonrisa en Navidad, y en todas las etapas de nuestra vida es posible sólo teniendo en cuenta una serie de precauciones y recomendaciones que nos ayuden a mantenerla sana:

  1. La regla más básica es su limpieza. Hay que cepillar los dientes después de cada comida, al menos tres veces al día y antes de ir a dormir usar hilo o seda dental para eliminar posibles restos de comida. Ten en cuenta que en la boca no sólo hay dientes, hay que realizar una correcta higiene lingual y del paladar mediante enjuagues, o con el mismo cepillo. Cambia de cepillo cada tres meses o cuando las cerdas estén despuntadas o deformadas.
  2. Ojo al exceso de azúcar: El azúcar es el gran enemigo de las caries, y esta época del año es en la que más dulces hay en las casas así que, inmediatamente después de comernos algún dulce hay que cepillarse los dientes para evitarlas.
  3. Evitar bebidas azucaradas y zumos ácidos: Este tipo de bebidas pueden dañar el esmalte de los dientes, y es recomendable que el café o el té lo endulces con productos naturales como la stevia. Incluso las bebidas “light” pueden contener fructosa o glucosa que pueden resultar igual de dañinas.
  4. Cambios bruscos de temperatura: Puede provocar inflamaciones de encías o sensibilidad.
  5. Controla el alcohol: Aunque una copita para brindar es casi obligatoria durante las fiestas, mejor elige vino tinto y evita en la medida que puedas el vino blanco y el champán, son los más dañinos para el esmalte y para el cemento de la raíz dental.
  6. El tabaco, gran enemigo de nuestros dientes: El tabaco disminuye la oxigenación de los tejidos, lo que provoca un envejecimiento prematuro y un deterioro de los tejidos que rodean los dientes.
  7. Más proteínas: El calcio, el flúor y las vitaminas A, C, D y K son las más beneficiosas para nuestros dientes. La leche y sus derivados lácteos como principal fuente de calcio, los pescados y mariscos, carnes como el pollo, naranjas, cebollas, vegetales de hoja verde, patatas o infusiones como el té son alimentos ricos en flúor y que no nos falten buenas raciones de frutas y verduras de temporada para asegurarnos el aporte adecuado de vitaminas.
  8. El peligro de los picoteos entre horas: Mientras no comes tus dientes están en un estado “de reposo”, pero al introducir alimentos la boca se convierte en un entorno ácido. Le cuesta unos 40 minutos volver a su estado normal, por eso es importante no picotear entre horas para evitar periodos de acidez continuos. 
  9. No aprietes los dientes: El rechinar de dientes y apretarlos en exceso, puede dañar las encías y provocar dolor. Para evitar este problema existen férulas dentales a medida para morder sobre ellas y no dañar la dentadura.
  10. No olvides el dentista: Aunque sintamos que nuestros dientes están perfectamente, la visita al especialista al menos una vez al año puede evitarnos muchos problemas. Si tenemos un principio de caries o alguna anomalía en la boca, pillándola a tiempo no nos molestará su saneamiento, evitando  así esos dolores más fuertes que nos obligan a ir al dentista de urgencia.