Como no engordar en Navidad | LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje

Como no engordar en Navidad

Si quieres que las fiestas no te pasen factura, ten en cuenta esta palabra: equilibrio. Todo se puede compensar, de esta manera los kilos no serán un problema. Por ejemplo, si tienes la cena de empresa y sabes que te vas a pasar con la comida, el resto del día tienes que comer lo más sano posible. Desayuna fruta, con un lácteo y una rebanada de pan integral con tomate untado y aceite de oliva, al mediodía decántate por una menestra de verdura y carne o pescado a la plancha, y merienda un yogur desnatado y una pieza de fruta. 

Comer 5 veces al día es fundamental para mantener ese equilibrio. Si el día de la cena de empresa, de una comida con amigos, de nochebuena o de nochevieja que también son fechas en las que la mesa se llena de todo tipo de riquísimos platos e irresistibles postres, estamos todo el día casi sin comer para compensar, estaremos provocando justo el efecto contrario. El organismo acumula grasa como mecanismo de defensa cuando está muchas horas sin comer porque no sabe cuándo va a recibir alimento, así que podemos crear un efecto rebote que puede resultar aún más peligroso. Por eso no debemos saltarnos ninguna de las comidas, eso sí, lo menos calóricas posible.

Además, hay que beber mucha agua. Un gran vaso de agua antes de las comidas ayuda a digerir las grasas de los alimentos que vayamos a consumir después, un truquito muy a tener en cuenta. Durante la comida evita las bebidas azucaradas por la cantidad de calorías extra que te aportan, y en la medida que puedas, evita también las gaseosas ya que provocan hinchazón de estómago y sensación de pesadez.

No renuncies a ese trocito de turrón, ni a los polvorones pero hazlo con cabeza, no vale eso de ponerse delante de la bandeja de dulces y comerse uno de cada manera. Si tienes el capricho, cómete uno y no más, cada polvorón tiene entre 120 y 150 kcal, si te comes tres o cuatro haz cuentas, es normal entonces ganar peso sin control, pero si para la hora de la merienda te comes uno no te va a pesar más de lo debido, en ningún caso es necesario que renuncies a ellos, sólo comerlos con control.

El ejercicio debe convertirse en un complemento más de nuestras navidades. Salir a pasear al menos una hora al día, aprovechando las horas centrales en las que podemos disfrutar del sol es una de las mejores medicinas para no coger kilitos de más. Hay que vencer la pereza y moverse, que aunque nos apetezca descansar, después nos sentiremos mucho mejor, nos ayudará a descansar y a no sentirnos tan pesados.

Y como aliados a las comilonas, también puedes recurrir a las infusiones o la nutricosmética. Existen multitud de infusiones digestivas que nos ayudarán a hacer mejor la digestión, y a reducir gases e hinchazón. Además, los complementos nutricionales naturales de los que disponemos en farmacias o herbolarios pueden, sin tener efectos secundarios, reducir la absorción de grasas o de hidratos de carbono de las comidas. No es bueno abusar de ellos para que el cuerpo no se vuelva “vago”, pero si ya estás en tu peso, incluso un poquito por encima, no significa que no puedas disfrutar de los caprichos de estas fiestas, con estos complementos que se toman antes de las comidas más copiosas, podemos reducir la absorción de grasas hasta en un 40%, lo que hará que no engordemos más de lo debido.

Y, sobre todo, disfrutar de todos los placeres de la Navidad. Eso sí, con un poquito de cabeza, buscando siempre ese equilibrio y sin atiborrarnos de dulces para que cuando llegue enero, la cuesta no nos pese de más.