¿Cómo podemos combatir los efectos de las altas temperaturas? | LetsFamily
embarazo
Actualidad

¿Cómo podemos combatir los efectos de las altas temperaturas?

Las altas temperaturas nos agobian no sólo durante el día, sino también para el descanso nocturno, algo que en plena ola de calor parece imposible.

Vamos a hacer un repaso de algunos consejos para combatir esta subida del termómetro, pues estas temperaturas pueden agotar y agobiar a más de uno si no las sabemos manejar. Lo primero tener en cuenta que tanto los niños como las personas mayores son especialmente propensas a sufrir los efectos del calor extremo, por lo que es muy importante prestarles una atención especial.

  • Lo principal es no quemarnos con este sol, sobre todo si decidimos refrescarnos en piscinas, playas o incluso en la fuente del barrio. El sol es especialmente dañino en estas fechas, y hay que proteger nuestra piel con un factor acorde a nuestro fototipo. Si no hemos expuesto nuestra piel al sol anteriormente empezaremos con un SPF 50 para ir preparándola, sobre todo en casos de piel más clara, si ya tenemos un tono bronceado podemos bajar a un SPF 30 o SPF 15, más aún si nuestra piel es más oscura. En cualquier caso, siempre hay que protegerla, más aún si vamos a pasar largas jornadas al aire libre, aunque estemos a la sombra, ten en cuenta que tanto la arena como el agua también queman la piel. El bronceado es un mecanismo de defensa de la piel, una respuesta a un daño, por lo que estar bronceada en exceso puede pasar factura a largo plazo.
  • La hidratación es otro punto al que debemos prestarle especial atención. Siempre es importante beber de 1,5 a 2 litros diarios pero en verano debemos superar esa cifra a los 2-2,5 litros para recuperar los líquidos que perdemos por la sudoración. Hidratarse es fundamental para prevenir las altas temperaturas, así como ingerir bebidas isotónicas que nos ayuden a recuperar los minerales perdidos. Es en este punto en el que hay que cuidar a los más pequeños, especialmente si juegan al aire libre y corretean demasiado. Darles de beber sin que lleguen a tener sed evitará mareos o golpes de calor a causa de la deshidratación. 
  • Siempre hay que cuidar la alimentación, pero en esta época del año más todavía. En verano aumentan los casos de intoxicaciones por alimentos en mal estado, y es que el calor acelera el proceso de maduración de los alimentos. Aumentar la ingesta de verduras y frutas nos ayudará a mantenernos hidratados, y hay que procurar guardar todos los alimentos en la nevera, para evitar que estén expuestos a demasiado calor, y puedan estropearse antes de tiempo. Lavarse bien las manos antes y después de comer, y lavar a conciencia los alimentos antes de consumirlos, sobre todo cuando son frescos, también son medidas que debemos adoptar todo el año pero especialmente en épocas de calor.
  • No es necesario abandonar el ejercicio físico durante el verano, pero sí hay que adaptarlo a la temperatura en la que nos encontremos. Si practicas running, bicicleta o senderismo procura no hacerlo en horas de demasiado calor, pues puede provocarnos dolores fuertes de cabeza o mareos durante el ejercicio debido a la falta de oxigenación en sangre, y llevar siempre líquidos encima, especialmente bebidas isotónicas que nos den un extra de energía y nos ayuden a recuperarnos antes.
  • Por último, ten en cuenta que el verano es época de picotazos de mosquitos así que también hay que protegernos frente a ellos. Existen infinidad de productos que los repelen, incluso aplicaciones móviles para mientras dormimos, especialmente si lo hacemos al aire libre, y si ya nos han picado debemos evitar rascarnos para que no nos quede marca, y aplicar un tratamiento adecuado para aliviar el picor y la irritación.