Con el frío, llegan los sabañones | LetsFamily
embarazo
Actualidad

Con el frío, llegan los sabañones

Más común entre las mujeres y en las zonas rurales, se desconoce por qué bajo las mismas condiciones de frío y protección térmica existen personas que padecen sabañones mientras otras no los sufren.

Detrás de los sabañones hay un proceso inflamatorio que puede ocasionar picor y dolor, sobre todo cuando se recalientan las manos. La piel, al estar inflamada, la puede perder elasticidad, dando lugar a pequeñas heridas y fisuras que pueden además sobreinfectarse.

Cada año los sabañones pueden aparecer en distintos dedos, localizándose en uno o varios y en los casos más graves, aunque raros, podría también darse en la nariz.

El mejor remedio es la prevención ya que, una vez establecidos los sabañones, el tratamiento que se puede realizar es muy limitado. Las rutinas que causan su aparición continúan; suelen estar asociadas al tipo de trabajo o actividad diaria.

Si tienes predisposición a los sabañones, debes protegerte (de manera especial las manos, que están muy expuestas al frío) a partir del otoño y de manera especial cuando bajen las temperaturas. A la hora de lavarte las manos, hazlo con agua caliente. Acude a tu médico cuanto antes. Él sabrá qué tratamiento precisas. Normalmente consiste en medicaciones que favorecen la circulación de las venas superficiales dadas las limitaciones del tratamiento una vez que aparecen las lesiones.

Las cremas con nitroglicerina también tienen buenos resultados, pero son pocos los dermatólogos que las recetan ya que se trata de una fórmula magistral que debe preparar el farmacéutico y con dosis muy ajustadas a las necesidades del paciente.