Consejos para prolongar el bronceado | LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje Uncategorized

Consejos para prolongar el bronceado

Sin embargo, existen unos cuantos trucos para prolongar este bronceado un poco más y los días que nos quedan de calor lucir una piel bonita y luminosa. Para ello la hidratación es la clave, tanto por dentro como por fuera. El sol hace que la piel se reseque más y nos puede provocar una descamación que mande al traste nuestro bronceado. Beber al menos 2 litros y medio de agua, infusiones y frutas como el melón, la sandía o la pera nos mantendrán bien hidratados por dentro y, los días posteriores a las vacaciones y las exposiciones solares, una buena capa de crema hidratante dos veces al día para evitar esta descamación. Puedes optar por un ‘aftersun’ con aloe vera que es especialmente refrescante, y también hacerte con un producto especial para prolongar el bronceado, actualmente ya existen varias marcas en el mercado.

La alimentación es muy importante, todo lo que entre en nuestro cuerpo tendrá su repercusión en la piel. Seguro que has oído más de una vez eso de que comer zanahorias tiene un efecto de moreno en nuestra piel, no es exactamente así pero sí que ayuda a prolongar nuestro tono por la acción de los betacarotenos que se sitúan junto a la melanina en las capas más superficiales de la piel, protegiéndola de los radicales libres. Todos los productos con color naranja o rojo contienen betacarotenos, además de la zanahoria, el tomate, el pimiento, la calabaza o los melocotones, y también los que son de color verde como las espinacas, muy ricas en antioxidantes y muy beneficiosas para nuestra piel. Existe la opción de tomar betacaroteno en cápsulas, especialmente preparado para prevenir manchas y prolongar el bronceado.

La tirosina es un aminoácido cuya oxidación produce pigmentos negros o melanina que ayudan a prolongar el bronceado, por lo que también es interesante incluirla en nuestra dieta. La podemos encontrar en el aguacate, las almendras, el salmón, los frutos secos, las legumbres, la soja y las claras de huevo.

La exfoliación, a pesar de lo que podemos pensar, es una gran aliada para mantener la piel hidratada y bronceada más tiempo. Lo ideal es exfoliar la piel unas semanas antes de la exposición solar, para eliminar todas las células muertas de la piel y que sea más receptiva pero si no lo hemos hecho, después de las exposiciones solares nos ayuda a potenciar el tono y mantener la piel más suave y luminosa.

Y precisamente esa luminosidad hace que nuestro bronceado se vea más bonito, más dorado y resplandeciente. Una crema con un acabado satinado se convertirá en una de las claves para lucir un dorado intenso, muy favorecedor. También puedes optar por un aceite natural de argán, rosa mosqueta, oliva, caléndula o uva, todos ellos con grandes capacidades antioxidantes que podemos utilizar en la ducha después de nuestro jabón habitual y que nos aportarán suavidad, brillo e hidratación en profundidad.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: