Cuatro trucos para aficionarlos al pescado | LetsFamily
embarazo
Actualidad

Cuatro trucos para aficionarlos al pescado

Por eso la Asociación Española de Pediatría (AEP) (http://www.aeped.es/) recomienda que los más pequeños lo consuman de tres a cuatro veces por semana.

Se refiere principalmente a pescados blancos como la merluza, el lenguado, el gallo, el rape… Porque aunque todos sean beneficiosos para nuestra salud y la de los niños,  determinados pescados azules como el pez espada, el tiburón, el atún rojo o el lucio pueden acumular a lo largo de su vida niveles excesivos de mercurio. Además, los pescados azules suelen aportar más calorías debido a su alto contenido en grasas, por lo que es preferible tomarlos en menor cantidad, mientras que con el pescado blanco no existe este tipo de restricciones.

Pero tener la idea de incluir en el menú semanal pescado blanco es sólo el primer paso. El siguiente es conseguir que lo coman con gusto. Porque aunque a la mayoría de los adultos nos encante, los más pequeños no suelen opinar lo mismo. Es posible que incluso quitándoles las espinas no les guste porque se trate de un plato donde no se come “todo”. O que hayamos elegido un pescado con un sabor demasiado fuerte para ellos, como el atún. Pero en la mayoría de las ocasiones lo único que les lleva a rechazarlo es que se trata de un plato que no les llama la atención visualmente. Y eso nos abre toda una puerta de posibilidades para conseguir aficionarlos a este sano manjar, aunque no todas dependerán de nuestra forma de cocinarlo. También hay otros “trucos”.

 

  • Pedir que te acompañe a la pescadería. Seguro que le encanta acompañarte al súpermercado y ejercer de “ayudante”. También le gustará que le pidas que te ayude a elegir el pescado que comeréis. De paso, puedes aprovechar para explicarle las diferencias entre unos y otros, contarle cómo se sabe si está fresco, hablarle de por qué vive en el mar…
  • Que te ayude a cocinarlo. Otra de las actividades que suele divertirles mucho es ejercer de serviciales ayudantes de chef, así que puedes aprovechar su afición a la cocina para involucrarle en el proceso de elaboración del pescado. De esa forma, tendrá más ganas de comerlo cuando llegue a la mesa. Se trata de que te ayude a empanar los filetes de merluza, que te pase la sal o que saque los platos donde colocarás el pescado. Cualquier tarea, por pequeña que sea, servirá.
  • En distintas formas. Para aprovechar los beneficios del pescado no es necesario que siempre coma toda la pieza, ya sea hervida, guisada, a la plancha o al horno. También puedes hacer sopa de pescado, croquetas de merluza, paella con rape… El pescado sirve como base o acompañamiento de muchos platos, así que las opciones se disparan.
  • Acompañarlo de ensalada y/o alguna salsa suave. Todos comemos por los ojos, pero en el caso de los más pequeños es aún más evidente que si un plato no les parece atractivo estéticamente harán pocos esfuerzos por comerlo. Por eso es buena idea darle algo de color al plato acompañando al pescado de una ensalada o incluso una salsa suave que llame su atención.