¿Darás a luz en primavera? Cómo gestionar el dolor en el parto

Comentar: (0)

Compartir:

La gestión del dolor en el parto

El dolor que se puede experimentar en un parto es producto de una acumulación de estímulos fisiológicos, psicológicos y socioculturales, pero las sensaciones son muy distintas en cada mujer y en cada parto.

La manifestación del dolor también es diferente, al igual que son diversos los modos de afrontarlo, aunque todos son válidos y deben ser respetados y tratados. En la actualidad se impulsan modelos de atención al parto basados en la evidencia científica, ofreciendo una asistencia respetuosa con la fisiología y sensible con los aspectos emocionales de este proceso, con la garantía de los niveles de seguridad adecuados y respetando las decisiones de la mujer.

Existen varias técnicas para la reducción o eliminación del dolor. La matrona proporciona, durante el control prenatal y la educación maternal, información sobre todas las opciones posibles para de controlar el dolor durante el parto. Su elección y el momento de su aplicación están en función de los antecedentes personales, de la propia evolución del parto y del estado del feto.

La información más generaliza sobre al alivio del dolor en el parto se centra en los recursos farmacológicos, especialmente la anestesia epidural que, aunque es el método más eficaz para disminuir el dolor, supone un procedimiento invasivo no exento de efectos secundarios.

Pero existe una alternativa eficaz, la analgesia por inhalación, que simplifica todo el procedimiento y los efectos secundarios de forma sencilla mediante la inhalación de una mezcla de gases.

¿Qué es la analgesia por inhalación?

Es la administración de una mezcla de óxido nitroso y oxígeno al 50% que proporciona un alivio rápido del dolor durante las contracciones. Este método no elimina completamente el dolor, sino que lo alivia, induciendo a la mujer a un estado de sedación consciente, que le permite soportar el dolor y le ayuda a reducir la ansiedad asociada al mismo para conseguir una adecuada relajación y una mayor satisfacción y participación de la experiencia del parto. Al ser una sedación consciente, no impide que la parturienta pueda moverse libremente durante todo el periodo previo al nacimiento del bebé. Esta equilibrada mezcla de gases garantiza una buena oxigenación y minimiza el riesgo de sobre sedación.

La analgesia inhalada es administrada por la propia embarazada, bajo la supervisión de la matrona, lo que permite que ella gestione de forma eficiente el alivio de su dolor y, al mismo tiempo, mantenga el control de su cuerpo. Se puede utilizar una mascarilla o una boquilla para la inhalación de la mezcla de gases.

La analgesia inhalada es un método rápido y eficaz. Comienza a aliviar el dolor con gran rapidez tras su administración (unos 20/30 segundos), permitiendo un gran control del dolor por parte de la madre. Este tipo de analgesia se elimina rápidamente del organismo una vez finalizada su inhalación. En consecuencia, su efecto desaparece enseguida.

 Es muy fácil de usar. La inhalación de la mezcla de gases debe sincronizarse con el inicio de la contracción para hacer coincidir el momento más intenso de la contracción con el máximo efecto analgésico.

Esta mezcla de gases es un método analgésico seguro y eficaz cuyo uso está muy extendido. Usado en obstetricia desde 1881, el efecto calmante, relajante y sedante de esta combinación de óxido nitroso y oxígeno está bien documentado científicamente y se usa de forma generalizada en partos en muchos países de Europa (en Inglaterra es1ª opción analgésica en partos desde hace 40 años) con excelentes resultados de seguridad para la madre y el bebé.

Habitualmente se utiliza este tipo de analgesia para aliviar el dolor durante la primera fase del parto, cuando las contracciones van aumentando en intensidad y durante la segunda fase del parto cuando las contracciones son más dolorosas. Si es necesario, la analgesia por inhalación puede utilizarse para reducir las molestias durante el examen vaginal manual. También puede ser de ayuda en caso de sentir un deseo prematuro de empujar cuando el útero no está aun totalmente dilatado. Inhalar esta mezcla de gases, cambiar de postura y realizar la técnica de respiración correcta ayudarán a disminuir el deseo de empujar.

La analgesia inhalada es una alternativa analgésica cada vez más utilizada ya que no interfiere con el desarrollo del parto y no tiene efecto sobre el bebé. Es una buena elección para las embarazadas que deseen tener el control de su cuerpo durante el alumbramiento y experi­mentar el parto de la forma más natural posible participando activamente en el nacimiento de su hijo. El uso de la analgesia inhalada es compatible con otros métodos analgésicos incluida la anestesia epidural.

 El alivio del dolor contribuirá a aumentar tu bienestar físico y emocional y vivir tu parto como una experiencia gratificante.

Infórmese de las ventajas del empleo de la mezcla analgésica de gases o analgesia inhalatoria como terapia analgésica durante el parto. Su matrona le asesorará sobre las diferentes alternativas y le ayudará a elegir la que mejor se adapte a su situación concreta. Pida información a su médico.

Linde, comprometido  con el parto sin dolor.

 

Linde Healthcare

Contacto: Teresa Gil, teresa.gil@linde.com , Tel. 659.81.05.68

www.linde-healthcare.es


¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
5

Average: 5 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados