El herpes labial | LetsFamily
embarazo
Actualidad

El herpes labial

La inflamación, que tiene aspecto de ampollas pasa de un color rojizo en un principio, al amarillo. Pueden rebrotar, lo que produce una sensación de quemazón.

Este tipo de herpes lo causa un virus, que se transmite por contacto. Tras el contagio, el virus se activa por una quemadura solar, fiebre, fricción o agotamiento físico.

El proceso no dura más de quince días, las ampollas se secan y normalmente no queda ningún tipo de marca ni cicatriz.

Si tu hijo ha tenido herpes y se queja de picor o dolor en el labio, puedes frenar la infección aplicando hielo en la zona.

Debes acudir al pediatra si el herpes se extiende o el proceso la alarga durante más de dos semanas. Es importante que el virus no alcance la zona de los ojos.

Para evitar el contagio es importante que os lavéis bien las manos y evitar besar a otras personas cuando surgen las ampollas. Tampoco es consejable compartir juguetes que se hayan llevado a la boca.