El juego:desde el tercer al sexto mes | LetsFamily
embarazo
juego del tercer a sexto mes del bebé
Bebé

El juego:desde el tercer al sexto mes

Es difícil establecer una rutina en el trato con tu bebé: en esta etapa de la vida se desarrolla y crece demasiado rápido y te sorprende una y otra vez con sus nuevas habilidades.

Tu bebé ahora está más abierto a los estímulos que recibe y está cada vez más activo. Ya ha hecho algunos avances con respecto al conocimiento y al dominio de su cuerpo. Le encanta tocarlo todo y si es posible cogerlo con las manos y meterselo en la boca. Los juguetes que mete en la boca los explora entusiasmado con la ayuda de sus labios, su lengua o con toda su boca.

El niño también empieza a descubrir su cuerpo. Empieza a observar con gran interés sus manos, se las lleva a la boca sin cesar. Además empieza a reconocer las caras de las personas más cercanas y manifiesta un mayor interés o alegría. También empezará a reírse o a gritar si le haces muecas y así conseguirá que le sigas el juego y le dediques cada vez más gestos. También le encantará que le acaricies todo el cuerpo con tus dedos y que le des golpecitos con tu nariz.

Les encanta mirarse al espejo, pero no se reconocen. Es muy divertido las muecas y gestos que se hacen a ellos mismos al observar a un niño, que es él, que le sonríe y gesticula.

Puedes compartir sus descubrimientos y experiencias hablándole de vez en cuando sobre cualquier cosa, poniendo música o cantándole algo. En esta fase aprende a agarrar cosas y le encantan los peluches blanditos, los sonajeros de colores, los móviles y cualquier tipo de muñequito que muevas delante de él y que pueda agarrar de vez en cuando.

Sobre el cuarto mes se da cuenta de que tiene manos y que puede utilizarías para agarrar cosas. Hasta entonces al coger algo con la mano era mera casualidad gracias a un reflejo que hace que los lactantes menores de tres meses al presionarles la palma de la mano, la cierran. Es un reflejo y no una acción voluntaria del bebé.

El sexto mes marcará un hito importante en el desarrollo de nuestro hijo ya que normalmente se puede mantener sentado sin apoyo. Esto le dará una autonomia de movimientos y le permitirá jugar con objetos sin preocuparse por si se cae rodando.