El truco de una mamá enfermera que arrasa en la red | LetsFamily
embarazo
Actualidad Uncategorized

El truco de una mamá enfermera que arrasa en la red

En esa situación se encontraba Helena Lee, una enfermera británica madre de un bebé de 8 semanas, cuando la desesperación casi le hace tirar la toalla. No había manera de conseguir que su hijo tomara la cantidad de medicina indicada por el pediatra. Pero entonces, después de probar todo lo que se le había pasado por la cabeza, se le ocurrió una fórmula infalible. Consiste en llenar la jeringuilla con la dosis indicada y colocarla tras la tetina del biberón. De esta forma se usa solo la tetina, no el recipiente al que va enroscada, colocando la jeringuilla por detrás.

Fue así como logró que su pequeño bebé no desperdiciara absolutamente nada de la dosis indicada. Como le costó muchos intentos dar con la solución creyó que quizá el “truco” podría servir a otros padres, así que colgó una imagen en su facebook en la que se puede ver cómo funciona la técnica de la tetina y se convirtió en viral. De momento la publicación ya lleva casi 50.000 reacciones y se ha compartido nada menos que 131.000 veces.

 

Otros trucos

Según contaba la propia Helena Lee, antes de dar con esta fórmula había probado prácticamente todo lo imaginable: “Intenté de todo. Traté de darle la medicina poco a poco, intenté que la tomara toda de golpe, intenté colarla entre las tomas e incluso probé con una cuchara, pero lo escupía todo. Así que mi hijo no recibía las dosis necesarias y por tanto no mejoraba”, asegura. Fue la razón de que cuando vio lo efectivo que resultaba meter la jeringuilla en la tetina del biberón se sintiera tan aliviada.

La técnica funciona perfectamente cuando se trata de medicina líquida o jarabe. Pero, ¿qué ocurre cuando lo que tenemos que darle al bebé son otro tipo de medicamentos, como unas gotas para los ojos o los oídos? Según los especialistas, los movimientos rápidos y la tranquilidad son nuestros mejores aliados en estos casos: se trata de ser firmes haciendo movimientos seguros, ya que el bebé no se mantendrá mucho tiempo en la misma postura.

En el caso de que lo que tengamos que ponerle sea un supositorio, lo más sencillo para un bebé es tumbarlo boca arriba y levantarle las piernas. Después hay que ser firme y rápido, igual que con las gotas, de forma que introduzcamos el supositorio sin dudar. Además, hay que procurar mantener unos segundos las nalgas juntas tras habérselo puesto para asegurarnos de que no lo expulsa inmediatamente.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: