Elegir el sexo del bebé con la dieta | LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje Uncategorized

Elegir el sexo del bebé con la dieta

El método Baretta

De acuerdo con una bioquímica argentina, la Dra. Adriana Baretta, es posible determinar con un 98% de exactitud el sexo de tu futuro bebé teniendo en cuenta el pH del medio interno de la mamá. Un medio más ácido favorecerá la concepción de una niña y uno más alcalino, de un niño. Tres meses antes de intentar la concepción, la madre puede ayudar a concebir uno u otro sexo siguiendo determinadas pautas alimentarias que la Dra. Baretta plantea en su libro “¿Niño o niña? Ya puedes elegir”.

Qué comer para concebir una niña

La clave está en elegir alimentos ricos en calcio y magnesio. Yogures, quesos, lácteos en general, almendras, verduras de hoja con frecuencia, coles, huevos y mayonesa, tomate cocido (no crudo). Si disfrutas de comer helados, date el gusto ahora (y no exageres con los dulces al quedarte embarazada para no sumar kilos de más a tu aumento de peso). A la vez, debes procurar evitar los alimentos que te ayudan a concebir un niño y que detallamos a continuación.

¿Y si quiero un niño?

Los alimentos que debes privilegiar en este caso son aquellos ricos en sodio y potasio. Por ejemplo, las frutas frescas, las patatas, las legumbres, las olivas, pan, carne o pescado con frecuencia. Procura agregar sal a tus comidas, y si disfrutas ocasionalmente de los alimentos envasados y de las bebidas gaseosas, puedes darte un gusto (luego los eliminarás de tu dieta al quedarte embarazada). Análogamente, debes evitar los alimentos recomendados para concebir una niña.

Otras recomendaciones

Además de lo que comes debes prestar atención al momento del ciclo en el cual tienes relaciones sexuales (para tener un niño es conveniente tener relaciones el mismo día de la ovulación, en cambio para una niña, un par de días antes). También existen recomendaciones respecto a qué ropa debe usar tu pareja (más o menos ajustada), o hasta si has de elegir determinadas posiciones.

Cabe pensar si, frente a esta avalancha de recomendaciones, lo mejor no sería simplemente dejarse llevar y esperar, como dicen las abuelas “que sea lo que Dios quiera mientras que venga sanito”. ¿No lo crees?

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: