Embarazada en Navidad: 3 consejos y 5 sensaciones increíbles | LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje

Embarazada en Navidad: 3 consejos y 5 sensaciones increíbles

Hoy hablamos de los cuidados básicos para ti y tu bebé y de buenas vibraciones navideñas.

La alimentación

Los primeros consejos para las embarazadas en Navidad suelen tener que ver  con qué comer y qué no. No es la primera vez que hablamos sobre alimentación en el embarazo en estas fechas, pero no está de más recordar los básicos:

-Nada de alcohol. Ni una copita. Ni un sorbo de champán. Nada.

-Evita las ensaladas y las verduras crudas en sitios en los que no tengas la completa garantía de que están perfectamente lavadas, por el riesgo de contraer  toxoplasmosis o listeriosis, dos enfermedades peligrosas para el bebé.

-Nada de carne, pescado o marisco crudos, por el mismo motivo. Y esto incluye, también en estas fechas, los filetes poco hechos, el carpaccio, el tartar, el embutido, el sushi, el ceviche y los pescados ahumados.

-Nada de quesos elaborados con leche sin pasteurizar: roquefort, camembert, brie…

-Como en el resto del embarazo, sigue los consejos del Ministerio de Sanidad y evita los grandes peces (atún rojo, pez espada), porque acumulan metales pesados.

-En cuanto al marisco, recuerda que concentra cantidades importantes de cadmio en las vísceras y en la cabeza. Esta es la recomendación oficial: elige la carne “blanca” de gambas o langostinos, no chupes las cabezas y evita  la carne del caparazón del marisco tipo cangrejo, como el buey de mar o el centollo. 

Controla las prisas y el estrés

Las Navidades son siempre época de jaleo, de carreras, de compras… Durante la gestación, no os conviene (ni a ti ni al bebé)  que te agotes o te sometas  a situaciones de tensión innecesarias. Planifica tus actividades dejando siempre márgenes de tiempo amplios y adelanta las compras que puedas o hazlas por internet. Estos meses son perfectos para delegar en tu pareja, en tu familia, en una amiga… Estarán encantados de ayudarte.

Si  te notas muy cansada o estás a punto de salir de cuentas, intenta que no recaiga en tu casa el peso de las cenas de Nochebuena o Nochevieja: es preferible que este año se encarguen otros. 

No por mucho trasnochar…

Es cierto, en Navidad hacemos muchos planes nocturnos: cenas de empresa, copas con los amigos, las reuniones familiares… Bueno, no vas a estar embarazada muchas veces en tu vida, no pasa nada por renunciar un año a alguna de esas citas si estás cansada o se organizan en horarios intempestivos. Pero, por supuesto, nadie sabe mejor que tú cómo te sientes: si te apetece ir, adelante. Eso sí, escoge ropa y calzado cómodos, intenta que el plan incluya la posibilidad de sentarte con comodidad y márchate cuando te canses. Si cenáis en casa de algún familiar en Nochebuena o Nochevieja, puede ser buena idea quedarse a dormir allí este año, para no salir a la calle en mitad de la noche y por si tú quieres retirarte antes. Y descansar un poco antes del evento también te vendrá bien.

Emociones maravillosas a flor de piel

No todo son restricciones, estar embarazada en Navidad te permite disfrutar de un montón de sensaciones únicas. Se nos ocurren estas, seguro que tú has pensado más:

1.- Vives la emoción de saber que la próxima Navidad podrás enseñar a tu hija o tu hijo las luces, el belén viviente, los villancicos, la animación en las calles… Ves todos esos detalles con una mirada renovada, y te encantan.

2.- De hecho, ya le vas explicando todo a tu bebé mientras paseas o cuando estás tranquila en casa, sentada en el sofá mientras acaricias tu barriga.

3.- Si las Navidades son románticas, una Navidad “embarazados” lo es mucho más. Es un momento muy especial para cuidaros como pareja, para imaginaros como familia, para festejar la nueva vida que habéis decidido emprender y para daros muchos mimos. ¡Las próximas Navidades estaréis volcados con el bebé!

4.- Estando embarazada puedes ponerte vestidos que marcan tus curvas, tu escote y tu tripa, porque quedan preciosos. Si no sueles tener tripita cuando no estás esperando un bebé no sabes de qué hablamos, pero si te sobraba algún kilo, no hace falta decir más.

5.- Te sentirás más cuidada por tus seres queridos. Tu pareja, tus padres, tu hermana, los compañeros del trabajo… Se preocupan de verdad de que estés bien.

6.- Te sentirás más cuidada por el mundo en general.  La combinación de espíritu  navideño y empatía por las futuras mamás hace que la gente te ceda el asiento en el autobús más de lo habitual, que te sonrían, que te dejen pasar antes en la cola del súper…  Todos esos pequeños gestos son muy reconfortantes y te envuelven en una sensación muy amorosa. 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: