Embarazo

Hasta hace algunos años, cuando nuestras abuelas y bisabuelas se quedaban embarazadas, no era tan frecuente perder un bebé. En todo caso, se vivía “un retraso” de la menstruación, o el período “se salteaba” un ciclo. Seamos claros: la frecuencia de abortos espontáneos no ha cambiado, pero sí la detección temprana del embarazo, lo que hace que a veces, tengamos que lidiar con malas noticias por enterarnos tan pronto de la posible concepción. Es lo que ocurre muchas veces con los embarazos anembrionarios, o el “huevo huero”.
Es uno de los primeros síntomas en aparecer. Incluso hay mujeres que se dan cuenta de que están embarazadas por el repentino cansancio que las invade. Cuesta más salir de la cama por la mañana, y el sueño nos toma desprevenidas temprano por la noche: nos quedamos dormidas frente al televisor, o viajando en transporte público. ¿Por qué el embarazo produce tanto cansancio y sueño? ¿Y qué se puede hacer para sentirse mejor?
En el embarazo como en la vida todo es una contradicción, al final el exceso de información puede liarte más que otra cosa. Desde ese mismo instante en el que te quedas embarazada y empiezas a informarte o leer sobre el tema desconocido hasta el momento de la crianza, empiezas a descubrir miles de estudios que se han realizado y miles de expertos que hablan sobre este tema, pero ninguno se pone de acuerdo.
Se calcula que, en aproximadamente el 2% de los casos, el embarazo no se forma dentro del útero sino fuera del mismo, por lo general en una de las trompas de Falopio (los conductos que conectan los ovarios con el útero). En este caso se habla de embarazo ectópico, el cual termina, lamentablemente, en la pérdida de la gestación. Aquí te contamos acerca de los factores de riesgo y de las consecuencias a afrontar.
Dentro de los casos de gemelos idénticos, o monocigóticos, existen algunos casos todavía más curiosos y excepcionales, que son los llamados gemelos en espejo. Aquí te contamos acerca de sus características, sus posibles causas y algunos casos extremos.