Embarazo

A medida que transcurren los meses y la tripa se estira, es posible que experimentes un curioso síntoma de embarazo que es el picor en la barriga y en otras partes del cuerpo. Mientras que para algunas mujeres la sensación es apenas perceptible, para otras puede ser insoportable. Veamos a qué se debe este síntoma, cuáles son los mejores tratamientos para aliviarlo y cuándo deberías consultar al médico.
La alimentación durante el embarazo es uno de los pilares para la buena salud, tanto de la futura mamá como de su bebé. Junto con el ejercicio y los controles médicos adecuados, comer las porciones adecuadas e incorporar una variedad de alimentos saludables es fundamental para aumentar de peso lo necesario, tener energía y brindarle a tu bebé todos los nutrientes que se requieren para su completa formación y desarrollo. He aquí cinco alimentos perfectos para esta etapa que te toca vivir.
Las carnes de todo tipo son una de las principales fuentes de proteínas y hierro en cualquier dieta. Por eso, no deben faltar en tu alimentación durante el embarazo. Sin embargo, existen ciertas precauciones que debes tomar al elegir qué carnes consumir, cuánto comer y cómo prepararlas. Aquí respondemos a tus dudas sobre el consumo de carne estando embarazada.
Hay muchas razones que puedes tener en tu embarazo para sentirte preocupada, angustiada y hasta estresada: desde los malestares físicos propios de tu estado hasta la incertidumbre acerca de tu rol como madre, pasando por los problemas económicos o el miedo al parto. Sin embargo, el principal motivo para evitar el estrés es lo mucho que puede afectar negativamente a tu bebé. ¿Cómo puedes hacer para controlar este torrente de emociones negativas y sobrellevarlo mejor?
Durante tu embarazo –especialmente si se trata del primer bebé– surgirán toda clase de dudas e interrogantes. Como tienes consultas médicas con bastante frecuencia, deberías anotarlas a medida que vayan surgiendo, para no olvidarte de ninguna en el momento en que estés frente a tu doctor. Algunas preguntas pueden parecerte un tanto embarazosas, pero no te preocupes: los médicos ya no se sorprenden por nada y siempre estarán dispuestos a responderte.