Embarazo

Los cuidados habituales en el embarazo que toda futura mamá tiene en mente son comer de forma saludable, no beber alcohol, evitar el tabaco, descansar e intentar dormir. Pero, ¿qué ocurre si te pones enferma? ¿Y si tienes fiebre? ¿Debes tomar algún antitérmico?
Estar embarazada implica con frecuencia atravesar pequeñas molestias e incomodidades, que sobrellevamos con buen ánimo ya que sabemos que la recompensa al final de los nueve meses es enorme: poder tener entre los brazos a nuestro pequeño recién nacido. Uno de los síntomas de embarazo que puede pillarte desprevenida es sufrir de sudoración excesiva, también conocida como hiperhidrosis. ¿Por qué ocurre? ¿Cómo podemos aliviarnos?
Al igual que les ocurre a las mujeres mayores durante la menopausia, los sofocos son un síntoma de embarazo que te puede tocar vivir. Se calcula que una de cada diez embarazadas experimenta estos repentinos aumentos de la temperatura corporal que puede hacerte sentir ahogada por el calor aún en medio de la nieve. ¿A qué se debe este síntoma? ¿Y cómo se lo puede enfrentar?
La gingivitis se cuenta como una de las enfermedades no contagiosas más comunes en todas las personas, y su incidencia durante el embarazo es aún mayor: se calcula que alrededor del 50% de las embarazadas la padecen en algún grado. Si bien no es seria y suele desaparecer por sí sola después del parto, puede resultar muy molesta. Por fortuna es fácil de tratar y de prevenir.
No todos los síntomas de embarazo son tan visibles como la barriga que crece o el cabello brillante y saludable. A veces las transformaciones ocurren por dentro. Tu estado de ánimo también es propenso a sufrir fluctuaciones, y si te preguntas si lo que te pasa es normal, la respuesta es un rotundo “sí”. La mayoría de las embarazadas experimentan algún tipo de cambio de humor durante estos nueve meses, ya sea pasar de la alegría a la tristeza, sentirse muy ansiosas, tener miedo a lo que vendrá o incluso sentirse desmemoriadas.