3 asombrosos partos reales — Lets Family

3 asombrosos partos reales

Obligada a examinarse durante su parto

Hace unas semanas salió a la luz la historia de una enfermera que tuvo que examinarse de una de las pruebas de su oposición mientras dilataba. Ahora, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha anulado el examen, pero aquel 4 de octubre de hace tres años, el tribunal examinador consideró que si quería su plaza, debía realizar el ejercicio en ese momento. En caso de no hacerlo, quedaría excluida del proceso selectivo a pesar de que se encontraba bajo los efectos de oxitocina y sueros, con ocho centímetros de dilatación y monotorización fetal interna.

Y así, entre los dolores del parto, la tensión por el examen y la preocupación por que el parto se desarrollara bien, la enfermera que buscaba una plaza como personal estatutario fijo en la categoría de diplomado sanitario/enfermera del Servicio de Salud de la Comunidad de Madrid, dio a luz a una niña una vez concluido el ejercicio. Tras recuperarse mínimamente del parto, presentó un escrito ante el SERMAS en el que solicitaba que se decretara la nulidad del ejercicio/examen de la fase de oposición que había realizado, y ahora la justicia le ha dado la razón.

Un nacimiento en un helicóptero

También vivió un parto especial una brasileña de 19 años que dio a luz hace unas semanas en pleno vuelo en un helicóptero, a más de 1.000 metros de altura. Estaba siendo trasladada de urgencia a un hospital después de haber roto aguas en una isla del Estado de Amapá, pero aún faltaba un cuarto de hora para aterrizar cuando empezó a sentir fuertes contracciones y el parto se hizo inevitable. Una enfermera y un policía le ayudaron a dar a luz a su bebé, que nació sano. Sin embargo, la madre sufrió un desprendimiento de placenta, aunque todo tuvo un final feliz ya que en cuanto aterrizó tanto ella como el recién nacido fueron trasladados a una clínica de Macapá, la capital de la región.

Un recién nacido de más de 7 kilos

Otro caso sorprendente que tuvo lugar hace unos días fue el nacimiento de un bebé de nada menos que 7,2 kilos de peso. Ocurrió en la ciudad de Seymour, en el estado norteamericano de Indiana, donde vino al mundo por cesárea Waylon Cole Hallet, un bebé de 62 centímetros. Tuvo que pasar  sus primeras siete semanas en la unidad de cuidados intensivos por problemas respiratorios y de alimentación, pero ya descansa en casa junto a sus padres y sus tres hermanos. A su madre, Whitney, de 28 años, le diagnosticaron diabetes gestacional, lo que pudo influir en las grandes dimensiones del bebé. 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: