5 buenas costumbres que potencian la sensualidad en la pareja (también en el embarazo)

Comentar: (0)

Compartir:

Hemos preguntado a algunas embarazadas y mamás recientes qué hábitos mantuvieron viva la llama de la pasión durante el embarazo y esto es lo que nos contaron. 

Las altas temperaturas del verano despiertan nuestro lado más sensual. ¿También en embarazo? Pues sí,  también.  Estar embarazada es tener la sensibilidad a flor de piel. Y los hombres se encuentran también más receptivos a lo que siente y piensa su pareja.

De acuerdo, con el calor baja la tensión, parece que estamos más cansados… Pero también está esa laxitud, esa necesidad de vestirse con ropa ligera y suave, esos días que se alargan y en los que parece que cabe mucho más de todo…

Hemos pedido a nuestras amigas embarazadas sinceridad y comentarios positivos. ¡No es el momento de contar los efectos de la ciática! Esta es una de esas encuestas sin ningún rigor científico, pero con mucho sentido común. Nos quedamos con lo siguiente: la sensualidad, el amor de la pareja, la complicidad, están siempre en construcción. Es decir: un momento puntual genial no es tan eficaz como esas buenas rutinas.

Hay algo más que no nos sorprende nada: los preliminares de una buena vida sexual y sensual no tienen, aparentemente, tanto que ver con el sexo como con sentirse tenido en cuenta por el otro.

Vamos con estos hábitos para entrenar la sensualidad

1.-  Darse un buen beso al llegar y al marchar. No un pico, ni un beso lanzado al aire mientras dejas las bolsas de la compra en la cocina o contestas un wasap. Un buen beso de amor despierta todo tipo de emociones. Y es que los labios son la zona del organismo con más terminaciones nerviosas, después de las yemas de los dedos.  En las relaciones estables, las emociones que se despiertan con un beso no son iguales que cuando apenas te conoces, pero sienta taaan bien…

2.- Cocinar juntos. Compartir sabores, elegir el menú, compartir el reducido espacio de la cocina trabajando mano a mano para elaborar una experiencia deliciosa que puede hacerse esperar mientras el horno termina de hacer su trabajo, y todo eso mientras charlas y compartes tu día. La comida es un gran afrodisiaco, y una forma de comunicación.

3.- Tocarse mucho. Esos pequeños gestos: sujetar el codo del otro al cruzar la calle, sentarse en el sofá con los pies o la cabeza encima de sus piernas, sujetaros la mano en el cine… Es acostumbrar a la piel al contacto cotidiano, agradable y constante. Son gestos que generan ternura y energía positiva.

4.- Escuchar al otro. El embarazo es una época preciosa de esperanzas, sensaciones nuevas y descubrimientos. También de miedo a lo desconocido y emociones difíciles de gestionar. Estar pendiente de sus necesidades y sentir que realmente importas a la otra persona despierta  la seguridad en uno mismo y el interés en el otro.

5.- Reírse juntos. ¿Qué es lo que os divierte? ¿Ver películas de acción? ¿Quedar con vuestros amigos? ¿Pasear por mercadillos? La risa deshace cualquier fricción y nos predispone a volcarnos en el otro. La pareja que ríe unida, permanece unida.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados