Mantener las defensas altas en el embarazo » LetsFamily
Defensas altas embarazo

5 consejos para mantener tus defensas altas en el embarazo

Durante el embarazo puede ser normal que tus defensas bajen. Esto es debido a que el sistema inmunológico debe adaptarse al bebé. Pero ¿Cómo puedes mantener tus defensas altas en el embarazo?

Sí a las vitaminas

La manera natural de reforzar el sistema inmunitario del organismo es mediante una dieta equilibrada.

Ahora ya no sólo te estás alimentando a ti, sino también a tu bebé. Por eso la elección de los alimentos es muy importante.La demanda de algunas vitaminas (B1, B2, niacina, B6, ácido fólico, B12, A, C, E) y minerales (fósforo, magnesio, yodo, zinc y hierro) ha aumentado. También de la vitamina D, que interviene en la absorción del calcio y el fósforo en el intestino, y por tanto en el depósito de los mismos en huesos y dientes.
Por esta razón, durante el embarazo es muy importante que consumas suficientes frutas y verduras frescas (muy bien lavadas) que te aporten vitaminas de todas las clases. Por supuesto que tu médico podría agregarte también un suplemento, pero lo más importante es cuidar tu alimentación en el embarazo para incluir gran variedad de alimentos frescos de todos los grupos.

Una rutina de ejercicio en el embarazo

Mantenerte activa ayuda a que te enfermes menos. Además, con el ejercicio adecuado, controlarás el aumento de peso y maximizarás las posibilidades de tener un embarazo feliz y sin contratiempos. Procura ejercitarte moderadamente de tres a cinco veces por semana. Puedes incluir diferentes tipos de ejercicio, como caminatas, natación,yoga para embarazadas, etc.

Sigue el calendario de vacunación

Debes ser cuidadosa y obedecer las indicaciones de tu médico respecto a las vacunas. Por ejemplo, es muy importante que lo antes posible te inmunices contra la gripe, tan común en la estación invernal y que puede complicarse en el embarazo.

Procura descansar lo suficiente

El sistema inmune se debilita cuando duermes mal, te fatigas o trabajas en exceso. Ahora que estás embarazada es más importante que nunca que le hagas caso a tu cuerpo y que descanses cada vez que lo necesites. Trata de irte a dormir temprano por las noches y no desvelarte con las pantallas de los dispositivos electrónicos. En cuanto a tu trabajo, procura evitar las tareas más pesadas: habla con tu jefe o jefa y pide ayuda si lo necesitas.

Mantén una actitud positiva

Habrás escuchado la expresión “mente sana en cuerpo sano”, ¿cierto? Bueno, los médicos confirman que el estrés y las preocupaciones excesivas nos bajan las defensas. Es normal que sientas algunos miedos, dudas y ansiedad durante el embarazo, pero procura hacer cosas que te hagan feliz y de mantener todo lo que puedas una mentalidad optimista. Habla acerca de tus preocupaciones con tu pareja, tus padres o tus amigos, si ello te ayuda a sentirte mejor, pero no les des demasiada trascendencia: ocuparte de ti en este momento es lo mejor que puedes hacer para que todo salga bien y que tu bebé nazca sano.