5 cosas que tu acompañante no debe hacer durante tu parto » LetsFamily
cosas que no debe hacer acompañante en el parto

5 cosas que tu acompañante no debe hacer durante tu parto

Usar su teléfono móvil

Mientras tú estás sorprendida de la intensidad del dolor que estás experimentando (y sabiendo que apenas está comenzando), tu pareja se entretiene respondiendo mensajes, tomándose selfies junto a ti, o llamando a su madre para avisarle que pronto será abuela. ¡Un rotundo no! Su presencia no debe ser solo física sino que también debe brindarte toda su atención, paciencia, apoyo y escucha.

Pedirte que te relajes

Es cierto que la relajación ayuda al correcto avance del parto. Pero nada hace que te pongas más tensa que escuchar la palabra “relájate”, como si fuera una orden. En todo caso, si lo que quiere es ayudarte a liberar tensiones, está bien que te guíe con ejercicios de respiración que hayáis aprendido en el curso de preparación al parto, o simplemente diciendo que estás haciendo todo muy bien y que todo marcha de maravilla.

Ponerse nervioso

Hagamos una aclaración: el futuro padre se pondrá nervioso, necesariamente. La impotencia al ver tu dolor, el saber que nada depende de él y de todo lo que está en juego, sumado a la visión de sangre y otros fluidos corporales, todo ello hará que segregue adrenalina. Sin embargo, frente a ti debe mantenerse estoico y firme como una roca, para ser tu apoyo.

Minimizar tu dolor

El extremo opuesto a transmitirte sus nervios también está mal: esos padres que están convencidos de que “no puede ser tan malo como tú dices” o de que “los animales pueden dar a luz a sus crías sin tanta anestesia y tantos médicos a su alrededor”. Y lo peor de todo, que te lo hacen saber.

Quejarse

Decir que está cansado, que le duele la espalda o la cabeza, que le aprietas la mano demasiado fuerte o que el parto se está prolongando más de lo que se imaginaba… todo ello está fuera de lugar. La sensación de dar a luz a un nuevo ser es, sin dudas, uno de los sentimientos más fuertes que alguien pueda experimentar. Pero, lo sabemos, parir es increíblemente doloroso. No necesitas escuchar de fondo las quejas de tu pareja.

¡Y eso no es todo! En un futuro artículo seguiremos exponiendo conductas inapropiadas en la sala de partos que ninguna mujer parturienta debería tolerar.