5 señales de que ha empezado tu parto | LetsFamily
embarazo
Señales de parto

5 señales de que ha empezado tu parto

El trabajo de parto no se completa de un día para el otro. Por el contrario, pueden transcurrir varias semanas desde los primeros signos hasta que finalmente tienes a tu bebé en los brazos, especialmente si eres primeriza. Entonces, ¿cómo saber cuándo de verdad “empieza el baile” y debemos salir hacia la maternidad? Hay determinadas señales que te indican que ha comenzado tu parto.

Pierdes el tapón mucoso

Durante el embarazo, el cuello del útero se encuentra bien cerrado, y protegido por un tapón mucoso que lo sella y protege el saco amniótico. Cuando el cuello comienza a abrirse (lo que puede ocurrir algunas semanas previas al parto), el tapón se desprende y cae: puedes perderlo todo de una vez, o bien encontrar hilos blanquecinos o rosados. No te asustes, es todo parte del proceso normal, y no debes acudir al hospital a menos que ya experimentes otros síntomas.

Las contracciones de Braxton-Hicks se intensifican

Seguramente en el último trimestre ya te has habituado a percibir ciertas contracciones indoloras de tanto en tanto. Sabrás que no significan que comience el parto sino simplemente que son un “ensayo” del útero para las verdaderas contracciones. Sin embargo, en las últimas semanas del embarazo notarás cómo estas contracciones preparatorias se van tornando más frecuentes e intensas (no llegan a doler, pero definitivamente no pasan desapercibidas).

Dolores rítmicos en la zona lumbar

Hay mujeres que experimentan dolor en la zona baja de la espalda, calambres o puntadas en la pelvis o en la zona rectar y hasta brotes de acné en la espalda. Y no te alarmes si hacia el final del embarazo regresan las náuseas, o tienes diarrea: es un mecanismo natural del organismo para vaciar tu sistema digestivo poco antes del parto.

Comienzan las contracciones de parto

Las verdaderas contracciones de parto se diferencias de las demás en que son regulares, cada vez más frecuentes y más dolorosas e intensas. A diferencia de las contracciones de Braxton-Hicks, no se alivian cuando haces reposo ni cambias de posición, no se sienten menos si tomas un analgésico o si te relajas con una ducha. Una vez que sientas contracciones regulares cada 4 minutos, que duran un minuto y que persisten durante una hora, ¡es momento de ir a la maternidad!

Rompes aguas

Otra señal clarísima de que el nacimiento de tu bebé es inminente es romper aguas. No pasa desapercibido, si bien no es tan espectacular como Hollywood nos ha hecho creer. Por otra parte, solamente una de cada cinco mujeres experimenta rotura de aguas antes de las contracciones, por lo que posiblemente ya estés en la maternidad cuando suceda.