5 señales tempranas de parto » LetsFamily
embarazo

5 señales tempranas de parto

Deseos de “anidar”

Presta atención a tus propios instintos. ¿De repente no puedes esperar a tener lista la ropa de tu bebé, o a terminar de decorar su habitación? ¿Te preocupas por limpiar la casa y dejarla impecable? Puede ser ansiedad producto de las últimas semanas de embarazo, pero también existe lo que se conoce como el “síndrome del nido”, que es ese deseo irrefrenable de preparar todo para la llegada del bebé.

El bebé se encaja

En las últimas semanas de embarazo, la cabeza del bebé se encaja en la pelvis y se dice que “desciende”, acomodándose en la posición óptima para el parto. De pronto notarás que la barriga está más baja, y que ciertos síntomas (como quedarte sin aire, o la acidez estomacal) se alivian, a medida que el útero ya no comprime tanto la caja torácica.

Dilatación

En los controles del último mes de embarazo es probable que tu médico te realice un tacto vaginal para comprobar el estado del cuello del útero y percibir los cambios que señalan la proximidad del parto. Seguramente te entusiasmes mucho cuando escuches que tienes dos centímetros de dilatación, pero esto puede ocurrir varios días antes del parto. Solamente se considera que ha comenzado el trabajo activo cuando se alcanza una dilatación de 4 centímetros o más.

Molestias digestivas

¿Sientes muchos deseos de ir al baño, tienes diarrea o náuseas? La presión de la cabeza del bebé en los intestinos puede tener este efecto incómodo, aunque inofensivo. Por otro lado, para el parto es conveniente que los intestinos estén aliviados, con lo cual puede ser un recurso de la naturaleza para prepararte para ese momento.

Cambios emocionales

Algunas mujeres experimentan una recarga repentina de energía cuando se acerca el gran momento. También puede pasar que te sientas muy emocional, sensible, o con cambios de humor tal como los viviste en el primer trimestre. Es normal en esta última etapa experimentar toda una mezcla de emociones: alegría por lo que vendrá, pero también ansiedad, miedo, y hasta un poquito de nostalgia porque pronto se termina el embarazo.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: