5 temores muy normales en el embarazo

Comentar: (0)

Compartir:

Durante los nueve meses de embarazo las emociones afloran a flor de piel: la alegría, el entusiasmo, las expectativas… pero también la angustia y el miedo. Si bien cada mujer vive la dulce espera a su modo, hay ciertas preocupaciones de índole común que todas nos solemos plantear en algún momento. He aquí cinco temores muy frecuentes en el embarazo, y los motivos para que te quedes tranquila.

Miedo a perder el bebé

Es el primer gran temor, y lo tenemos en cuanto el test de embarazo arroja el positivo: ¿qué tal si sufrimos una pérdida? Tranquila: lo más probable es que todo salga bien. Es cierto que el primer trimestre es una etapa sensible y que uno de cada cinco embarazos termina en un aborto espontáneo, pero en general estos ocurren aún antes de que la mujer llegue a percatarse de su estado. Si has llegado a la semana 8 y la ecografía confirma latidos, las posibilidades de un aborto espontáneo bajan a un 5%.

Miedo a los defectos de nacimiento

En cada estudio de control del embarazo, contenemos el aliento hasta que el médico confirma que todo marcha bien y que el bebé se está desarrollando según lo esperado. En realidad, solo uno de cada 25 bebés tiene algún tipo de defecto de nacimiento, y entre estos se incluyen muchos que no revisten de gravedad. Por eso, aún si algún estudio arroja un resultado sospechoso, no necesariamente significa que esto sea un problema. De todas maneras, algo que puedes hacer para proteger a tu bebé es tomar el ácido fólico y las vitaminas que te indiquen en el control.

Miedo a que el nacimiento se adelante

El parto prematuro preocupa a muchas madres puesto que todas conocemos algún caso de bebés nacidos muchas semanas antes de tiempo, que han tenido que luchar por su vida en la unidad de cuidados intensivos neonatales. De nuevo, si tu embarazo va bien, no hay motivos para preocuparse tanto. Solo alrededor del 10% de los bebés nacen antes de la semana 37, y muchos de estos bebés prematuros nacen después de las 32 semanas, lo que significa que si bien tendrán que recibir atención médica, su pronóstico es muy bueno, no suelen sufrir secuelas y pronto se ponen a tono con sus pares.

Miedo a no soportar el parto

El parto duele, pero no a todas nos duele igual. Piensa que la naturaleza te ha preparado para esto y que tu cuerpo y tus instintos tomarán el mando. Además, irás perdiendo el temor si recibes acompañamiento y una buena preparación al parto.

Miedo a no ser una buena madre

Por supuesto que no sabrás cómo ser madre al principio, pero junto a tu bebé descubrirás tu infinita capacidad de amor e irás aprendiendo sobre la marcha. No temas: nadie nace sabiendo. Cuestionar las propias habilidades criando al futuro hijo suele ser un signo positivo: demuestra que realmente te importa, y que te preocupas por tu bebé.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
5

Average: 5 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies