Ácido fólico antes del embarazo, ¿Sabés por qué hay qué tomar?
embarazo
ácido-fólico-antes-del-embarazo

¿Por qué tomar ácido fólico antes del embarazo?

Prepararse para tener un bebé lleva su tiempo. Los cambios que vendrán con el nuevo miembro de la familia implican que reestructuremos nuestras rutinas, reorganicemos nuestra economía y hagamos huevo en casa para que el bebé tenga su espacio.

Todos esos cambios requieren una previsión económica y logística, además de que también mentalmente tengamos que irnos preparando para desempeñar nuestro nuevo rol.

Pero no sólo deberíamos dejar toda esa parte dispuesta para dar la bienvenida al bebé. También es buena idea preparar nuestro cuerpo para que nuestro futuro hijo crezca fuerte y sano dentro de él.

Para lograrlo, los especialistas recomiendan poner en práctica sencillos hábitos saludables, como una dieta equilibrada y algo de ejercicio, y dotar a nuestro cuerpo de la cantidad de ácido fólico necesario.

Casi todo el mundo ha oído hablar de él alguna vez en relación a futurás mamás que o bien están buscando un bebé o bien ya están embarazadas.

La razón es que resulta fundamental para que todo se desarrolle con normalidad en las primeras semanas de embarazo.

Se trata de una vitamina del grupo B que puede prevenir malformaciones en el feto, y la comunidad científica asegura que su consumo en la cantidad y período de tiempo adecuados puede reducir hasta en un 70% la probabilidad de que el bebé nazca con espína bífida u otras malformaciones fetales.

Sin embargo, según la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO)  sólo el 30% de las españolas ingiere ácido fólico como medida preventiva de futuras malformaciones fetales.

Por esa razón hace algo más de un año lanzó una campaña bajo el título “¿Estás preparada?” con la que invitaba a la mujer a acudir a su ginecólogo en el momento en que pensara en quedarse embarazada para que recibiera una cartilla preconcepcional con todos los consejos necesarios para preparar la gestación, entre los que figura la ingesta de ácido fólico.

 

¿Cuánto y cuándo consumirlo?

La recomendación de los especialistas para todas las mujeres en edad fertil que estén pensando en quedarse embarazadas es que consuman 0,4 miligramos de ácido fólico diarios al menos un mes antes del embarazo y durante el primer trimestre de gestación (los defectos del tubo neural, que pueden desembcar en espina bífida, anencefalia o hidrocefalia, se originan por una alteración que se da en las primeras semanas del embarazo).

De esa forma es posible prevenir un alto porcentaje de defectos congénitos ya que el ácido fólico desempeña un papel muy importante en el crecimiento y desarrollo de las células y también en la formación de tejidos.

Además de en suplementos vitamínicos, el ácido fólico se encuentra en la mayoría de verduras de hoja verde (lechuga, puerros, endivia, berro) y en limones, pomelos, naranjas, pan o cereales.