Amenaza de parto prematuro » LetsFamily

Amenaza de parto prematuro

Las infecciones vaginales o urinarias pueden ser causantes de “contracciones anticipadas”, que de continuar, desencadenarían un parto prematuro.

En caso de que notes sensación de que te cuesta orinar, de que tras finalizar la micción te quedas aun con más ganas, que orinas con mucha más frecuencia que en días anteriores, notes escozor, sensación de quemazón e incluso sientas dolor lumbar, es posible que tengas una infección urinaria y debes acudir al hospital para tratarla y evitar mayores complicaciones.

Si notas un flujo exagerado, amarillento-oscuro, muchas veces incluso maloliente (olor a pescado) a veces asociado a picor, probablemente tengas una infección vaginal (vaginosis) que igualmente requiere tratamiento médico, ya que además de otras consecuencias, pueden producirte un parto prematuro.

Además el parto prematuro puede provocarse sin que se asocie a ningún otro problema, simplemente empiezas a sentir contracciones (endurecimiento de la tripa) constantes que no cesan y van en aumento en intensidad y frecuencia.

Es muy importante que no se produzca un parto prematuro por las consecuencias negativas que podrían ocasionar al bebé; en caso de confirmarse una amenaza de parto prematuro hay que realizar un tratamiento médico que detenga las contracciones y si esta incidencia se produce además, antes de la semana 34 de gestación, se intentará hacer una maduración artificial de los pulmones del bebé mediante una medicación específica, para que, en caso de que se produzca el nacimiento, el bebé no tenga mayores problemas dado que su sistema respiratorio, de forma natural, es aún inmaduro.

¡Sorteamos una sillita de paseo Maxi - Cosi!