Calambres y dolor de piernas en el embarazo

Comentar: (0)

Compartir:

Calambres y dolor de piernas en el embarazo

Uno de los síntomas más comunes del embarazo son las molestias en las piernas. Si bien son frecuentes y por lo general no tienes por qué preocuparte, lo cierto es que afectan mucho la rutina cotidiana. ¿Cómo se los puede aliviar y prevenir?

¿Por qué sufro de calambres y dolores?

Durante el embarazo, en tu cuerpo aumenta el caudal de sangre que circula. Además, el peso creciente del útero hace que las venas y arterias se compriman, afectando también la circulación. A los problemas de retorno venoso se le suman el cansancio por llevar ese peso extra, así como también la hinchazón producida por retención de líquidos. Por eso es tan frecuente que sufras molestias como agujetas, dolores y los famosos calambres en las pantorrillas o en los pies, que pueden llegar a despertarte del dolor por las noches.

¿Qué hacer cuando sufro de calambres?

Durante el calambre es poco lo que se puede hacer, ya que aunque sepas que es un dolor inofensivo resulta a veces muy intenso. Procura estirar la pantorrilla y masajear la zona lentamente, hasta que el dolor vaya cediendo. Aplicar calor en el área también puede servir, aunque si tu pareja va a calentar una toalla, o agua para la bolsa, puede que en el tiempo que tarde, el calambre ceda por sí solo y te encuentre de nuevo dormida.

Hay quienes recomiendan ingerir más potasio y magnesio para prevenir calambres, aunque no hay estudios que hayan demostrado una relación fehaciente entre tomar estos suplementos y sufrir menos calambres que otras embarazadas. En todo caso, convérsalo con tu médico.

¿Se pueden prevenir estas molestias?

Para que los dolores en las piernas sean más leves, recuerda no permanecer demasiado tiempo de pie ni sentarte cruzada de piernas. Sí ayuda caminar y hacer ejercicio periódicamente con el calzado adecuado, así como también mantenerte bien hidratada. Prácticas como el yoga y la relajación pueden servirte para mejorar este molesto síntoma de embarazo.

Toda rutina de ejercicios que realices debería incluir estiramientos de músculos y una entrada en calor. A la hora de dormir, puede ayudarte colocar una almohada debajo de las piernas para mejorar su circulación.

¿Cuándo acudir al médico?

Si además de sentir dolor observas una repentina hinchazón en las piernas, enrojecimiento del área o una sensación de calor, si las piernas están demasiado sensibles o si simplemente las molestias se prolongan demasiado en el tiempo, deberías hacer una consulta pues podría ser síntoma de una trombosis venosa, cuadro relativamente frecuente en el embarazo que requiere de atención inmediata.

¿Sufres o has sufrido de dolores en las piernas durante tu embarazo?

 

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies