¿Cómo cambiar la posición del bebé por nacer? » LetsFamily
embarazo

¿Cómo cambiar la posición del bebé por nacer?

La Versión Cefálica Externa

La VCE es un procedimiento médico que se puede efectuar para ayudar a tu bebé a colocarse en posición cefálica. Debido a que existen ciertos riesgos de desencadenar el parto, no se lo puede realizar hasta que no hayas cumplido 37 semanas de embarazo, y que entonces tu bebé se encuentre lo suficientemente maduro como para nacer sin complicaciones si se da el caso. La VCE consiste en una serie de maniobras efectuadas por el médico, quien por medio de presiones en tu abdomen procura acomodar correctamente al bebé, mientras monitoriza sus latidos para asegurarse de que no sufre. Este procedimiento tiene una efectividad de hasta el 75%.

Acupuntura y moxibustión

Existe una técnica conocida como moxibustión, que aprovecha el calor obtenido al quemar una determinada hierba (moxa) que posee propiedades que estimulan la circulación sanguínea y activan a tu bebé. Esta técnica tiene mucho en común con la acupuntura (en  términos de uso de determinados puntos energéticos) y es segura e inocua, pero debes realizarla con un experto.

Otros métodos naturales

Hay varios ejercicios que puedes poner en práctica en casa durante el tercer trimestre que pueden estimular a tu bebé a girarse. Por un lado, puedes estimularlo con luz o con sonido para tratar de que el bebé rote hacia la posición correcta (colocando, bien el haz de una linterna, bien auriculares con música suave, justo sobre la zona de tu barriga que se encuentra encima del pubis).

También puedes utilizar una colchoneta o una tabla para apoyarte realizando inversiones leves, con su pelvis unos centímetros por encima de tu cabeza. La postura del gato que se hace en yoga igualmente favorece los movimientos del bebé. Otro ejercicio muy recomendado es la natación: flotar con tu barriga de embarazo hacia abajo le brinda al bebé una sensación de libertad de movimientos y de relajación que posiblemente lo estimule a completar la voltereta necesaria para un parto vaginal.

Por último, no olvides mantener una mentalidad positiva, visualizar a tu bebé cabeza abajo y hablar con él mientras acaricias tu vientre. Hay muchas mamás que aseguran que esto fue la clave para conseguir que su bebé se acomodara por sí solo y evitar de este modo una cesárea.