Cómo se clasifican los embarazos de alto riesgo

Comentar: (0)

Compartir:

Cómo se clasifican los embarazos de alto riesgo

Normalmente, un gran número de embarazos suelen ir sin problema y no requieren de una supervisión como sucede con los embarazos de alto riesgo. Éstos requieren de un seguimiento específico para que todo vaya correcto. En este artículo queremos compartir contigo información específica acerca de esta clase de embarazos

Qué son los embarazos de alto riesgo y qué tipos hay

Se trata de embarazos a los que se ha detectado un riesgo, bien sea fetal, obstétrico o maternal, algo que se puede hacer al principio del embarazo o durante el mismo. En el momento en el que exista un riesgo, hay que poner en manos de los profesionales el asunto, para que hagan una revisión y un seguimiento del embarazo para que todo vaya correctamente.

Algunos embarazos de alto riesgo pueden derivarse de causas fisiológicas como por ejemplo los embarazos múltiples o aquellos que son precoces o tardíos (cuando se tienen menos de 15 años o más de 38 años respectivamente)

También cuando existe alguna clase de antecedente de embarazo patológico, antecedentes de haber tenido hemorragia grave, alguna clase de malformación uterina, cesárea anterior, preeclampsia, premadurez anterior, etc.

En otros casos puede deberse a una enfermedad materna como hipertensión arterial, epilepsia, infecciones, enfermedades genéticas o también crónicas. Asimismo no hay que olvidarse de otros aspectos como puede ser el alcoholismo o la toxicomanía entre otras.

Asimismo, pueden suceder diferentes acontecimientos durante la gestación como la diabetes gestacional, aumento o reducción del líquido amniótico, apertura del cuello del útero, contracciones en el mismo, etc.

Si no se tratan correctamente, esta clase de embarazos pueden producir complicaciones, aunque no es algo que suceda siempre. Los profesionales hacen hincapié en que hay que diferenciar los embarazos de riesgo potencial de aquellos que son de riesgo demostrado.

Cuando se detecta uno de estos embarazos, se deben poner en marcha todas las medidas preventivas para evitar que puedan aparecer complicaciones y que el parto pueda llevarse a término de una manera correcta y sin riesgos ni para el bebé ni para la futura mamá.

En casos de embarazo de alto riesgo, hay que realizar un completo seguimiento para evitar riesgos, lo que se traduce en más visitas al médico especialista, análisis biológicos, ecografías, eco dopplers y todo lo necesario para llevar un completo control del embarazo y poner todos los medios posibles para que se lleve a término de la mejor manera posible sin que haya riesgos.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados