Cómo se producen las contracciones en el parto » LetsFamily
embarazo

Cómo se producen las contracciones en el parto

Las contracciones en el parto son imprescindibles para que la llegada al mundo del niño se produzca de manera adecuada y sin riesgos. Pero, ¿qué efectos provocan estos movimientos? El músculo del útero de la futura mamá se encoge y, posteriormente, vuelve al estado de relajación. Cuando aparecen las contracciones, la embarazada experimenta unos fortísimos dolores en la zona baja de la espalda. Se trata de una especie de punzadas dolorosas parecidas a las que sufre una mujer durante la menstruación, pero muchísimo más potentes.

Aunque se trata de un fenómeno que causa gran sufrimiento a la madre, lo cierto es que las contracciones en el parto constituyen un requisito esencial para que tenga lugar la dilatación. Estos movimientos del músculo del útero irán ganando en intensidad y se desarrollarán con un ritmo marcado a medida que el alumbramiento se vaya acercando. Así, el cuerpo de la mujer consigue que el cuello uterino se haga más flexible para afrontar el parto. Según los especialistas, el gran momento se producirá de manera casi inminente cuando el cuello del útero presente una dilatación de cuatro centímetros.

Cuando el nacimiento está cerca, las contracciones se producen cada menos tiempo. De hecho, en la última etapa se producen cada minuto. Cada mujer es un mundo, por lo que el dolor que sienta cada una es de mayor o menor intensidad. El consejo que dan la mayoría de ginecólogos a las madres primerizas es que, cuando las contracciones aparezcan cada 15 minutos durante dos horas, se dirijan al centro médico.

Aliviar el dolor

Es inevitable que las contracciones en el parto vayan unidas a cierto grado de dolor. No obstante, existen ciertas técnicas respiratorias que permiten a la futura mamá aliviar estos violentos movimientos del músculo uterino. También es recomendable que la mujer permanezca de pie, si es posible, y dé cortos paseos. La duración de las contracciones oscila entre el minuto y medio y los dos minutos. Estar erguida y pasear reducirá la intensidad cuando se produzcan y, además, facilitarán que el pequeño se vaya colocando.

Distinguir las contracciones

Es muy importante que las madres, sobre todo aquellas que van a tener a su primer hijo, sepan diferenciar las contracciones en el parto de las de Braxton Hicks. Estas últimas no suelen presentarse de forma regular y tampoco tienen la misma duración. Asimismo, su intensidad cambia. Suelen darse semanas o incluso meses antes de que tenga lugar el alumbramiento. Para aliviar el dolor que provocan, es recomendable respirar regularmente, beber agua y tomar baños con agua templada.