Conociendo la depresión postparto » LetsFamily
embarazo

Conociendo la depresión postparto

La depresión postparto tiene síntomas y características propias. Diversas fuentes cifran en el 25% la tasa de mujeres que acaban de ser madres que sufren de estos problemas. Estos episodios de abatimiento pueden llegar a acompañarle hasta los 12 meses después de haber tenido el bebé. Este fenómeno, relativamente poco frecuente (4 casos de cada 1.000), está relacionado con el de la psicosis postparto que, sin embargo, está asociada a episodios de esquizofrenia y trastornos mentales.

¿En qué consiste la depresión postparto?

En una amplia definición puede hablarse de un trastorno mental que viene definido por una pérdida de dinamismo general de la madre, fallos de concentración hasta para las tareas más sencillas, pérdida de apetito y problemas gastrointestinales… Brice Pitt, especialista en psiquiatría que ha dedicado años de estudio al fenómeno de la depresión postparto, llama Baby Blues a ese periodo de unos 12 días después de que la mamá haya dado a luz y en el que experimentan estos síntomas y sensaciones. El problema, según Pitt, sucede cuando estos episodios y síntomas acaban derivando en episodios de ansiedad, ira o desapego hacia el bebé e irritabilidad con la propia pareja.

¿Cuáles son los motivos de la depresión postparto?

Una gran cantidad de factores pueden conducir a esta situación, desde problemas de la madre para alimentar al bebé a conflictos de toda índole con la pareja, situaciones de exclusión social o, por ejemplo, cambios en los niveles de progesterona, hormona que participa en la gestación.

Anticipar la solución de problemas

La depresión postparto se puede solucionar tomando una serie de medidas. Es necesario, por ejemplo, que la madre vigile y cuide su alimentación. Asimismo, la pareja tiene que estar pendiente a la hora de apoyar a la madre en todo lo relacionado con su vuelta a la actividad “normal” tras el parto y en el cuidado del bebé. También es necesario que la mamá trate de volver a poner en valor su tiempo libre y ratos de ocio. Tener un hijo no equivale a renunciar a las diferentes aficiones que teníamos antes de que llegara nuestro bebé. Con apoyo familiar y organización, es posible llegar a todo.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: