Consejos de alimentación durante el embarazo » LetsFamily
embarazo

Consejos de alimentación durante el embarazo

Las verduras y la fruta son dos alimentos que se tornan verdaderamente imprescindibles, ya no solo en una dieta equilibrada estándar, sino también durante el embarazo. Nos aportan la fibra necesaria, así como vitaminas y minerales, imprescindibles en todo momento. Se debe intentar comer siempre que sea posible como plato principal, como guarnición (ensalada) o como tentempié o postre en el caso de la fruta; además su ingesta colabora a que la futura mamá no aumente de peso, algo que suele pasar en todos los embarazos, independientemente del propio peso del bebé.

 

Es conveniente evitar comer cereales industriales. Es preferible sustituirlos por los integrales, gracias a su gran aporte de fibra. También se pueden consumir de diferentes formas, como complemento a otros alimentos aunque, eso sí, huyendo de grasas y aportes calóricos vacíos.

 

 

La carne es necesaria como una de las principales fuentes de proteínas que hay y lo más recomendable es tomarla a la plancha o al vapor, huyendo de las frituras y procurando acompañarlas siempre con una ensalada de lechuga, canónigos, escarola, etc. Además, al menos durante el embarazo hay que evitar caer en la tentación de comer embutidos dado que son alimentos con un alto índice de grasas nada beneficiosas, ni para la madre ni para el bebé, además de existir el riesgo de transmitir al pequeño la toxoplasmosis.

 

 

En el apartado de los pescados, podemos decir que son recomendables, especialmente el blanco, por su alto contenido en yodo, un compuesto necesario durante la gestación, así como rico en proteínas y con un bajo índice de grasas. El lenguado, bacalao, lubina o merluza, entre otros, son alimentos en este apartado más que recomendables. No todos los pescados son recomendables durante el embarazo; por ejemplo, los azules pueden tener un alto índice de mercurio; el pez espada es uno de ellos, por lo que sí quedaría descartado, mientras que otros pescados azules como la sardina o el salmonete son ideales gracias a su contenido en ácidos Omega 3.

 

 

En cuanto al tema de platos de cuchara y las legumbres, son otras de las paradas casi obligadas en la dieta del embarazo, por su aporte en hidratos de carbono, minerales, vitaminas y proteínas entre otros elementos de importancia. Con estos alimentos hay que tener cuidado, especialmente durante las últimas etapas del embarazo, ya que pueden resultar bastante pesados al estómago. No obstante, siempre hay otras alternativas para comer legumbres, como en una ensalada o incluso con arroz. El acompañamiento como la morcilla, chorizo, tocino, etc., queda completamente descartado y, a poder ser, las legumbres deben servirse escurridas o con muy poco caldito para evitar la ingesta de grasa.

 

 

Los lácteos forman o deberían formar parte de la dieta de todas las personas, especialmente de la de las embarazadas, debido a su importante aporte de calcio. Hay que saber que no solamente se debe limitar el consumo de calcio a la leche bebida, sino también se debe desarrollar a partir del consumo de otros productos como pueden ser el queso fresco light, yogures, etc.

 

 

El picar entre horas y los caprichos gastronómicos resultan perfectamente comprensiblesl durante el embarazo, aunque hay que mantener un control sobre esta práctica para no comer más de la cuenta. Se puede tomar frutos secos, mucho mejor si no están fritos, ya que no contienen azúcares y no están demasiado salados; éstos aportarán una buena cantidad de ácido graso Omega 3.

 

 

Por último, nunca hay que olvidarse de que si existe alguna duda sobre la alimentación o si se tienen alergias o intolerancias, lo mejor es asistir al médico, quien nos aconsejará sobre qué alimentos debemos tomar, incorporar o sustituir para tener una alimentación equilibrada.