Consejos para distraerse antes del parto » LetsFamily
embarazo
distracción Parto

Consejos para distraerse antes del parto

Estás casi para salir de cuentas, y los días se pasan cada vez más despacio… nervios, preguntas, miedo al parto que se acerca… lo mejor es tratar de relajarse y hacer actividades tranquilas pero que te mantengan distraída los días antes del parto

Los sentimientos y las dudas se amontonan en tu cabeza: ¿seré una buena madre? ¿Saldrá todo bien en el parto? ¿En qué momento comenzaré a dilatar? ¿Lo tengo todo listo para la llegada del bebé? Son temores normales y por eso, lo mejor para sentirte más tranquila es que emplees parte de tu tiempo ultimando los detalles. Puedes preparar la ropita de tu bebé, decorar su habitación y, para las más creativas: ¿qué tal si le hacemos patucos y prendas de ganchillo o punto? Son actividades muy relajantes y harán que tu espera se haga más corta.

También debes dejar echa tu maleta con las cosas que necesitarás llevar a la maternidad. Así, cuando llegue el momento del parto no tendrás que preocuparte de nada. Eso sí: ¡todo con mucha calma! La actividad frenética está desaconsejada en la fase final del embarazo, y muchas madres, en lo que se conoce como “síndrome del nido”, intentan dejar todo tan perfecto que acaban agobiadas y fatigadas.

Dedica también tiempo para cuidarte, para ti. Piensa que una vez que nazca el bebé todo va a girar a su alrededor, así que aprovecha ahora: queda con tus amigos, sal a cenar con tu pareja, emplea tiempo en hacer cosas que te gusten, ve al cine a ver una película…

Si no es tu primer hijo, también es un buen momento para ir preparando a los hermanos. Para ellos también va a ser un choque el que de repente haya otra personita en la casa, que en las primeras semanas va a acaparar la atención, tanto de sus padres como de las visitas. También puedes ir organizando con quién se quedarán los días que tú estés en el hospital. Si tienes opción, los abuelos o alguien cercano es lo mejor.

Es recomendable que des paseos tranquilos, también cuando comience el periodo de dilatación, pues caminar acorta dicha etapa y además hace que las contracciones sean menos dolorosas. Piensa que desde que notes los síntomas de parto hasta el inicio del expulsivo pasan varias horas. Antes de que se rompa la bolsa amniótica y mientras las contracciones no sean muy dolorosas, puedes seguir con tu vida normal.
También una vez que llegues al hospital: escucha música, charla con tu pareja o con la persona que te esté acompañando, mira una película, lee una revista… cualquier actividad que te resulte placentera y relajante.

Además, es bueno cambiar de postura, tanto en la cama: tumbada de lado y boca arriba, como alternar el movimiento y sentarte en una silla. Las duchas y baños con agua templada relajan y favorecen el parto. Puedes ducharte antes de salir de casa o cuando llegues al hospital.
Recuerda: lo importante es estar tranquila y tener confianza: ¡todo saldrá de maravilla!