Consejos para viajar embarazada » LetsFamily

Consejos para viajar embarazada

El segundo trimestre de la gestación es la época más recomendable para viajar embarazada dado que el embrión ha superado las dificultades de implantación, el volumen del abdomen no resulta demasiado incómodo para la embarazada y el peligro de sufrir un aborto espontáneo es mínimo.

 

Cuando se llega al margen entre la semana 28 y la 34, hay que evitar los desplazamientos largos dado que la presión tanto mental como física pueden afectar al estado de la embarazada y ya finalmente tras la semana 34 se recomienda no moverse demasiado aunque siempre será el ginecólogo quien decida si puede hacerse un viaje o no, conociendo el estado de la futura mamá.

 

Debes tener en cuenta que las compañías de transporte de viajeros suelen tener restricciones para las embarazadas en trayectos de larga duración o distancia a partir de la semana 36 para embarazos simples y hasta la semana 32 para embarazos múltiples. En la página web de Trasmediterranea tienes un ejemplo práctico con información detallada.

Como debería ser, siempre que se vaya a hacer un viaje hay que tenerlo preparado todo con varios días de antelación, para ahorrarnos el estrés de última hora; es decir, billetes comprados, ruta preparada, equipaje listo, habitación o alojamiento verificado, etc., con ello nos ahorraremos el estrés de tener que hacerlo todo rápidamente y viajaremos con más tranquilidad.

 

La mujer embarazada que viaje debe llevar ropa cómoda, evitando vaqueros ajustados o cualquier otra clase de prendas que puedan realizar compresión y llegar a alterar la circulación; se deben evitar zapatos de tacón y siempre hay que contar con zapatos cómodos y de suela baja. Aunque sea en verano, siempre hay que llevar una chaqueta cómoda por si se va a un lugar donde el aire acondicionado esté puesto y haga incluso frío (los cambios bruscos de temperatura no son buenos).

 

Asimismo es recomendable llevar un bolso de mano o neceser con útiles de aseo, pañuelos, toallitas húmedas, algo para comer y una o dos botellas de agua. También se puede llevar una almohada para las cervicales y si se va en coche es obligatorio hacer paradas cada dos horas, para estirar las piernas y despejarse, no es bueno pasarse horas en la misma postura.

 

Los frutos secos son una buena alternativa para evitar en cierta forma el mareo, dado que estando embarazadas existe más predisposición a marearse. Si se tienen náuseas es bueno tomar algo con glucosa como caramelos, intentando evitar las pastillas, jarabes o chicles contra el mareo si no lo ha prescrito el médico.

 

Para trayectos cortos, el mejor medio de transporte es el coche aunque si se van a hacer viajes de más distancia, el ferrocarril, gracias a su rapidez y comodidad, puede ser una alternativa digna de tener en cuenta. Además hay trenes que cuentan con coche cama que nos permitirá descansar a la perfección durante la noche. En caso de que el viaje requiera avión para desplazarse, la embarazada debe pedir un asiento cerca del baño y al lado del pasillo y en la medida de lo posible dar pequeños paseos cada hora. Asimismo se recomienda poner el cinturón de seguridad a la altura de las caderas, bajo el vientre y salir la última cuando aterrice el avión, para evitar empujones o golpes con los equipajes.

 

Son tips sencillos pero muy importante que toda embarazada debería tener en cuenta cuando tenga pensado viajar.