Consume legumbres tras el parto » LetsFamily
embarazo

Consume legumbres tras el parto

Las legumbres en el postparto también son esenciales por aportar magnesio, potasio y hierro. Incluso colaboran en la prevención de determinadas dolencias, como enfermedades coronarias y diabetes. Y, por supuesto, consumir leguminosas es esencial para esquivar dos afecciones que suelen darse, de forma habitual, después del nacimiento del bebé, como son las hemorroides (puedes ampliar información en http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000292.htm) y los problemas de tránsito intestinal.

Contra el estreñimiento

Un porcentaje elevado de las flamantes mamás padece dificultades a la hora de evacuar después de dar a luz. Los músculos abdominales, que contribuyen a eliminar los restos orgánicos, quedan flácidos después del parto y pueden ocasionar trastornos. Asimismo, es normal que el intestino esté menos activo que habitualmente por el esfuerzo del alumbramiento. Estos y otros factores provocan irregularidades en el tránsito intestinal de la mujer, por lo que resulta imprescindible ingerir legumbres en el postparto. ¿El motivo? Porque suponen una fuente rica en fibra, sustancia que agiliza el proceso de evacuación.

Los especialistas aconsejan tomar entre tres y cuatro raciones semanales de leguminosas después del alumbramiento. Además, tienen la ventaja de que pueden prepararse de diversas formas, con lo que la dieta resulta variada. Tradicionalmente, las legumbres se toman estofadas, sobre todo en los meses invernales, ya que entonan el organismo. Pero también quedan deliciosas en ensalada y en puré. Incluso pueden ingerirse como tentempié, en el caso de los cacahuetes, que son leguminosas aunque mucha gente cree que se trata de frutos secos.

Además de tomar legumbres en el postparto, los médicos recomiendan a las recientes mamás aumentar su ingesta de líquidos para evitar los problemas intestinales. En torno a unos dos litros de agua cada día si la mujer da el pecho al pequeño. Hacer algo de ejercicio físico también ayuda al organismo a recuperar sus funciones normales y, de paso, facilita que la madre pierda los kilos ganados durante el embarazo.