Consumir carne durante el embarazo » LetsFamily
carne en el embarazo

Consumir carne durante el embarazo

Las carnes brindan un aporte fundamental de dos nutrientes clave: las proteínas de origen animal, y el hierro. En el embarazo necesitamos de estos “ingredientes” para que en nuestro cuerpo se forme el cuerpecito de nuestro bebé. Además, durante estos meses es común desarrollar anemia cuando falta el hierro, y añadir carne a tu dieta puede ser una manera de prevenirla. Además, las carnes tienen otras vitaminas y minerales como el zinc, que también juegan un papel fundamental en el desarrollo de tu bebé.

¿Qué cortes debería elegir?

En principio procura elegir carnes magras como el solomillo de ternera, y evitar los cortes con mayor contenido graso. También deberías alternar las carnes rojas (dos veces por semana) con carnes blancas (pollo o pavo) y pescado. La mejor manera de preparar tu carne es al horno o a la plancha, verificando siempre que se encuentre cocida por completo.

Precauciones a tomar al consumir carne durante el embarazo

En las embarazadas, así como en los bebés y los niños pequeños, los riesgos de la intoxicación alimentaria son mayores. Por eso, deberías ser muy cuidadosa y solamente comer carnes cocinadas por completo (evitando aquellas preparaciones que conservan vestigios rosados y eligiendo, por el contrario, cortes de carne que estén marrones por dentro y por fuera). Tampoco deberías comer carnes ahumadas, como el jamón serrano, ni conservas como el paté.

Los principales peligros de la carne mal cocida son la toxoplasmosis (una enfermedad que puede poner en peligro a tu bebé), la listeria o la intoxicación con salmonella. Por eso, siempre procura consumir cortes frescos, bien cocidos y evitar la contaminación cruzada con los utensilios que emplees al cocinar. Recuerda también lavar muy bien tus manos si debes manipular carne cruda.

¿Y si soy vegetariana?

Siempre puedes añadir proteína a tu dieta consumiendo huevos y lácteos. Si bien hay muchos alimentos que aportan proteínas de origen vegetal, como las leguminosas, si sigues un régimen muy estricto donde excluyes por completo cualquier proteína de origen animal, deberías hablarlo con tu médico. Este probablemente te indique algunos suplementos para prevenir que nada le falte a tu bebé.